En la Cuarta Conferencia Anual del Foro de Sao Paulo realizada en Washington D.C., Maryland y Virginia, que contó con la presencia de diversas organizaciones políticas y sociedad civil, así como representantes de los gobiernos de varios países, emitieron un pronunciamiento en solidaridad con Nicaragua ante los acontecimientos de inestabilidad provocados por la derecha.

Las organizaciones, en sus intervenciones, expresaron su solidaridad con el Gobierno de Nicaragua, y reconocieron la sabiduría política del Comandante Daniel, a quien expresaron su firme apoyo frente a la embestida golpista que enfrenta el país. 

En una de las resoluciones de la Declaratoria, a manera de denuncia, en el punto número 5 establecen: “Denunciamos también el proceso de desestabilización económica, de guerra mediática y la aplicación de una política de terror por sectores extremista de derecha, en contra del gobierno legítimo de Nicaragua, y la población civil que decidió de forma democrática apoyar al compañero sandinista Daniel Ortega. La crisis de violencia está siendo creada, promovida y financiada por la derecha nicaragüense y por fuerzas mercenarias alimentadas por grupos conservadores de EEUU, que desean neutralizar a toda costa el ejemplo de progreso social y económico de los nicaragüenses y su independencia en materia de política internacional. El proceso de destrucción de la imagen del gobierno sandinista legítimamente constituido sigue el mismo patrón del aplicado en otros países”.

Continúa diciendo: “Apoyamos con todas nuestras fuerzas el proceso de diálogo y reconciliación que de forma transparente lleva adelante el gobierno de Nicaragua, con miras a restablecer un clima de convivencia, seguridad y de reconciliación entre los nicaragüenses, para contrarrestar los efectos de la campaña sucia de fuerzas antipatriotas y mercenarias financiadas desde el exterior. Reconocemos positivamente el que se vaya restaurando la paz y la tranquilidad en muchas ciudades del país, como lo demandan las familias nicaragüenses”.

Derecha intenta golpe de estado blando

El Embajador Luis Alvarado, Representante Permanente Alterno de la Misión de Nicaragua ante la Organización de los Estados Americanos (OEA), expuso ante los participantes sobre el intento de golpe de estado blando que han venido operando sectores de la derecha con miras a obtener el poder político por la vía de facto promoviendo la violencia, terror en la población y crear una situación de ingobernabilidad.

Alvarado brindó generalidades de como inició y se ha ido desarrollando la agenda golpista, la cual a la vista se ve ha sido financiada y contado con la participación de grupos delincuenciales que operan al estilo de las maras centroamericanas, algunos han sido contratados en países vecinos.

Estos grupos irregulares de pandilleros reciben dinero, armas, drogas y alimentos, recurren al terror para desestabilizar el país y pretender crear la sensación de caos y fomentar el odio entre los nicaragüenses como no se habín visto en Nicaragua”, indicó.

Asimismo, señaló el proceso de diálogo nacional promovido por el Gobierno de Nicaragua a la espera de un resultado final.

También hizo referencia al trabajo que realizan las autoridades nicaragüenses con la OEA para efecto de reformas al sistema electoral, para lo cual ya hay un cronograma de trabajo que se ha puesto en práctica.

Alvarado dijo que seguirán “trabajando por la paz, reconciliación y unidad de la familia nicaragüense, hasta lograr por completo la estabilidad, seguridad, desarrollo económico y paz, de la que había venido disfrutando el pueblo nicaragüense bajo la conducción del Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega Saavedra y la Compañera Rosario Murillo, líderes indiscutibles del pueblo nicaragüense”.

Las organizaciones participantes en este evento fueron: Latin American-Caribbean Solidarity Committee, Trabajadores Unidos de Washington DC, Friends of Latin America (FOLA), Alianza Nacional TPS, Our Revolution, Partido Verde, PC-USA, CISPES, FMLN, MAS, Democrat Socialists of America, Answer Coalition, Padres de Ayotzinapa, Circulo Bolivariano de New York “Alberto Lovera”. Además contó con la presencia de los embajadores de Bolivia y Venezuela.