A las 08:00 de la mañana [hora local] se abrieron los colegios electorales en México, para dar inicio a la jornada de votación en la que 87 millones de mexicanos están llamados a elegir al nuevo Presidente y renovar el Congreso.

La elección en cifras

En las "elecciones más grandes en la historia de México", según el Instituto Nacional Electoral, los mexicanos renovarán los siguientes cargos:

1 Presidencia de la República
500 Diputaciones
128 Senadurías
9 Gubernaturas
972 Diputaciones locales (a nivel estatal)
1.596 Presidencias municipales y 16 alcaldías en la Ciudad de México

El izquierdista y candidato por la coalición Juntos Haremos Historia (Morena-PES-PT), Andrés Manuel López Obrador, llega como el máximo favorito tras haber encabezado todas las encuestas de preferencia electoral en lo que va de 2018, y ampliando su ventaja conforme se acercaba el día de la votación.

En su tercer intento por alcanzar la Presidencia de México, tras no lograr su cometido en 2006 y 2012, López Obrador realizó una serie de alianzas con políticos y empresarios que anteriormente conformaban lo que él mismo ha denominado como "la mafia del poder".

Uno de ellos es el empresario Alfonso Romo, quien en caso de un triunfo fungirá como jefe de Oficina de la Presidencia tras haber sido coordinador del proyecto de nación de Morena, el partido fundado por López Obrador tras las elecciones donde resultó vencedor el actual presidente, Enrique Peña Nieto. Romo ha sido también una pieza clave para abrir espacios de interlocución con el sector financiero.

A pesar de ello, el choque con las cúpulas empresariales mexicanas fue una constante a lo largo de su campaña presidencial. Por un lado, los empresarios intentaron revivir la idea de que el político tabasqueño representaba "un peligro para México", tratando de establecer entre la opinión pública supuestos paralelismos entre Obrador y el gobierno de Venezuela. El candidato de Morena respondió a los ataques calificando de "minoría rapaz" a los hombres más ricos del país.