Hoy 27 de junio se cumplen 32 años de la sentencia a favor de Nicaragua emitida por la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya ante la demanda interpuesta contra Estados Unidos por financiar y promover la inestabilidad y la guerra en los años 80.

Ese día de 1986, la Corte falló para que el gobierno de Estados Unidos suspendiera la guerra, el minado y las agresiones contra Nicaragua. En esa época las pérdidas económicas sufrida por Nicaragua se calcularon en 17.000 millones de dólares, dinero que Estados Unidos no pagó.

Estados Unidos siempre rechazó la competencia de la Corte, por tanto esa derrota del imperialismo es calificada de histórica en la lucha revolucionaria nicaragüense y de los pueblos de América Latina y el Caribe.

La demanda de Nicaragua fue presentada el 9 de abril de 1984 por el embajador de Nicaragua en los Países Bajos, doctor Carlos Argüello, quien solicitó abrir proceso contra Estados Unidos por actividades violatorias del derecho internacional.

32 años después de ese triunfo jurídico de Nicaragua ante los Estados Unidos, nuestro pueblo sufre nuevamente los embates del imperialismo que a través de sus Lacayos nacionales, intentan un Golpe de Estado y a eso hace referencia el jurista nicaragüense.

La sentencia de la Corte es un fallo histórico en muchos sentidos de la palabra, como jurista el impacto que tuvo en el tema del derecho internacional público, es una cuestión que se ve en todas las universidades del mundo hasta el día de hoy, en todas las universidades del mundo se estudia y se sigue estudiando este caso , en cuanto a relaciones internacionales (…) es un hito histórico de un país pequeño defendiéndose con los mecanismos del derecho en contra de los ataques que estaba sufriendo del gigante mundial”, dijo Argüello durante una comunicación con el noticiero Multinoticias de Canal 4.

Agregó que para Nicaragua “es un logro enorme, era una guerra que se llamaba encubierta no porque estuviera escondida, lo increíble y la sensación que yo sentía a veces cuando reunía en Estados Unidos para discutir el asunto con que teníamos en la Corte con los abogados de Estados Unidos que teníamos, entre otros, en el Congreso de Estados Unidos estaban discutiendo cuánto dinero le iban a dar para atacar a Nicaragua”.

Argüello comentó dicha anécdota, al subrayar la situación que enfrenta Nicaragua, que nuevamente es atacada para intentar derrocar al gobierno legítimo del Presidente Daniel Ortega Saavedra y de la Vicepresidenta Compañera Rosario.

“Francamente para mí me ha dado toda esta situación que estamos viviendo, me ha dado una sensación increíble porque yo pensé que ya habíamos superado todo esto, francamente cuando me pongo a reflexionar ahora que me llamaron para preguntarme de este caso (sentencia de la Haya), el caso y la guerra, llamemos la guerra porque era de todo tipo de guerra en contra de Nicaragua, no era solo directa, el financiamiento digamos del que quieran atacar militarmente, sino que la parte encubierta de esta guerra es porque la manejaban como guerra sicológica también”, estimó Argüello.

Recordó que en los años 80, el gobierno de Estados Unidos por medio de la CIA trabajó dos manuales, uno titulado “exploraciones sicológicas en guerra de guerrillas” y el otro denominado “manual del luchador por la libertad”, en ambos se hablaba de cómo crear terror en el país.

“Incluso se hablaba de contratar a delincuentes, textualmente así lo dice la sentencia, dice que en una parte del manual que hablaba del control de las concentraciones de masas, (…) si es posible criminales profesionales serán contratados para llevar a cabo trabajos específicos, fíjense estoy hablando de hace 30 y pico de años, no estoy hablando de hoy, así que cuando estamos hablando del tipo de guerra que estaban patrocinando en contra de Nicaragua hace 32 años, es que francamente yo tengo esa sensación que dice, esto ya lo he visto y lo triste es que a pesar de esa sentencia, lo único tal vez es que los Estados Unidos se logró con esto, es que ahora hagan las cosas más relativamente más encubiertas, no tan públicas, porque precisamente el caso contra de los Estados Unidos era tan evidente”.

Una posición digna e integra

Destacó que hace 32 años Estados Unidos con un inmenso equipo de abogados intento convencer que la CIJ no tenía jurisdicción en este caso, pero cuando el ente internacional ratificó su competencia, el gobierno norteamericano se retiró “no porque no creía en la Corte, sino porque sabían que estaban absolutamente perdido”.

“Pero francamente triste porque lo que pareciera que ya era una cuestión, una página del pasado se está viviendo de nuevo, con solo leer la sentencia, solo leer lo que estaba sucediendo y estoy hablando estrictamente de la sentencia, porque fíjense que todo esto quedo para la historia, no es solo las 300 páginas de la sentencia, sino que hay que miles de documentos depositados en la CIJ con todas las pruebas que se presentaron, estos manuales por ejemplo”.

Argüello señaló que la posición de Nicaragua ante la Haya, era integra y completamente ajustada a Derecho “esto que está sucediendo es una violación al Derecho Internacional, de los derechos de Nicaragua y el arma de un país pequeño principal, es el derecho y por esa razón acudimos a la Corte y la Corte nos dio la razón”.

madriz-manuel

Sentencia sigue vigente

El jurista subrayó que ese triunfo en La Haya fue dirigido por el Presidente Daniel Ortega, por el canciller Miguel D’Escoto y por un grupo de abogados nacionales y extranjeros, que eran coordinados por el doctor Carlos Argüello.

El especialista señaló que la sentencia está firme y se encuentra vigente también en relación a la indemnización que debe pagar Estados Unidos a Nicaragua.

“Lo que no hay que perder nunca de vista es que la sentencia, no es que quedó sujeta a que se podía retirar, la sentencia que estamos celebrando hoy y recordando hoy de 1986, es una sentencia definitiva de condena a Estados Unidos, eso no es que estaba sujeta a apelación o que estaba sujeto a una valoración, no, la condena está y lo único que iba a quedar sujeto a valoración, era la cantidad de los daños ocasionados, pero la condena por la agresión de los Estados Unidos, es contundente e histórica”, declaró.

En iguales términos se refirió el jurista Manuel Madriz Fornos, quien señaló al gobierno norteamericano y a sus agencias de espionaje, de participar directamente en los ataques a los puertos de Nicaragua.

“Para Nicaragua fue un triunfo y eso me trae a la mente al Canciller Miguel D’Escoto, que estaba al frente del equipo de abogados, ahí estaba él con aquella lucidez y fortaleza. También recuerdo al profesor José María Zelaya, que es un estudioso del derecho internacional, fueron momentos de gloria, la política exterior de Nicaragua en los 80 fue una política fuerte, sigue siendo fuerte, pero en aquel momento era una época de conflicto, fue un hito importante porque la Corte condena a los Estados Unidos, condena el financiamiento, el minado de los puertos, su participación directa, uno lee la sentencia y ve una cantidad de delitos”, subrayó Madriz.

En cuanto a la indemnización que debe pagar Estados Unidos, Madriz indicó que se debe revisar, reestructurar y evaluar nuevamente las cifras.

Que Nicaragua recurra al Derecho Internacional para dirimir diferencias con terceros, demuestra la vocación de paz del pueblo y de las autoridades del Gobierno Sandinista, sentenció Madriz.