Los Embajadores de Bolivia y Venezuela ante el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), respaldaron este viernes la posición del Gobierno de Nicaragua, al rechazar el informe parcializado, sesgado y poco profesional de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), sobre la situación actual del país.

La embajadora venezolana ante la OEA, Carmen Luisa Velásquez, en representación de su gobierno, lamentó la dolorosa pérdida de vidas humanas en la actual ola de violencia barbárica que azota al pueblo nicaragüense.

Condenamos enérgicamente el uso de la violencia con fines insurreccionales, cuyo único propósito es la destrucción de la democracia en Nicaragua”, atinó.

Manifestó que es inmoral que, en una situación tan delicada, factores externos pretendan intervenir en la soberanía de Nicaragua, solo para apoyar y proteger a los agentes que están destruyendo la paz y la seguridad de las grandes mayorías inocentes.

Denunciamos en su totalidad el informe presentado por la CIDH sobre la situación en Nicaragua; lo denunciamos por su falta de profesionalismo, imparcialidad y veracidad”, reafirmó la embajadora venezolana.

 oea

Venezuela: Informe protege acciones criminales de grupos desestabilizadores

Indicó que el informe de la CIDH es un instrumento de protección de las acciones criminales de grupos desestabilizadores, cuyo único objetivo es el Golpe de Estado.

Un informe tan poco profesional y con tantas distorsiones solo puede ser entendido como un esfuerzo para paralizar las acciones de defensa de la vida y la seguridad de la sociedad a la que están obligadas las instituciones del Estado”, dijo.

Expresó que solo así puede entenderse el modo atropellado en que este Consejo Permanente de la OEA quiere imponer esta versión sesgada de lo que ocurre en Nicaragua.

Se están utilizando las mismas técnicas de desestabilización que se usaron en Venezuela; los mismos medios de comunicación, los mismos voceros, con iguales imágenes e iguales narrativas que pretenden convertir en héroes a criminales que serían condenado por la opinión pública mundial en cualquier otro país”, sostuvo.

Expresó que no se puede permitir la imposición de una narrativa heroizante de la barbarie que quema ciudadanos inocentes, escuelas y hospitales, simplemente porque conviene a los intereses inmediatos de quienes quieren derrocar al Gobierno democrático y legítimo de Nicaragua.

No podemos aceptar que la OEA se convierta en plataforma de agresión contra la democracia, ya no solo en Venezuela, sino también en Nicaragua”, dijo.

Manifestó que no se debe consentir que este Consejo Permanente de la OEA actúe otra vez más como una caja de resonancia para alentar crímenes de odio e intolerancia en nuestro continente.

Solo los nicaragüenses pueden resolver sus asuntos; y la vía del gobierno legítimo de Nicaragua es la del diálogo con todos los sectores interesados para las soluciones pacíficas, constitucionales y democráticas. Rechazamos este malicioso informe y la forma atropellada en que se ha querido imponer el debate”, refirmó Velásquez.

 

Bolivia: “Nos preocupa la objetividad del informe presentado por la CIDH”

Por su parte, el Embajador de Bolivia ante el Consejo Permanente de la OEA, Diego Pary Rodríguez, expresó que su país rechaza y condena la violencia venga de donde venga, porque la violencia no es la solución a los problemas y a las diferencias.

Mi país cree que el diálogo es el único camino a la paz; el diálogo debe de ser el principal espacio de debate y de construcción de soluciones para resolver las diferencias entre los distintos actores políticos”, dijo.

Destacó los esfuerzos del Gobierno de Nicaragua para establecer el diálogo como único mecanismo de solución a las diferencias en la actual situación.

Nos preocupa la objetividad del informe presentado por la CIDH el día de hoy, ya que a priori se sacan conclusiones y se hacen acusaciones sin que aún se hayan realizado todas las investigaciones con la más alta experticia que corresponde”, refirió.

Consideró importante que el Grupo de Expertos Internacionales inicie sus trabajos a la brevedad con la mayor rigurosidad técnica y en apego al derecho internacional.

Nicaragua ha sido capaz de superar situaciones difíciles a través del diálogo y la concertación, por encima de la violencia. Estamos seguros que el hermano pueblo nicaragüense sabrá superar con sabiduría esta difícil situación de confrontación”, manifestó.

El diplomático instó a los países del hemisferio a continuar contribuyendo a que se pare la violencia y se instale a la brevedad posible el diálogo, y que no se desarrollen acciones unilaterales que van en contra de los principios del derecho internacional y que solamente generan mayor violencia.