El Ministerio de Salud (MINSA) presentó este viernes un recuento sobre los daños que grupos vandálicos han ocasionado en instituciones de salud y parque vehicular de la institución que rectorea la atención médica de los nicaragüenses.

El informe que, abarca del 18 de abril pasado al 20 de junio, fue presentado por el viceministro del MINSA, doctor Enrique Beteta quien dijo que las destrucciones de las unidades de salud fueron cometidas de manera violenta y donde trabajadores de la salud fueron agredidos y secuestrados.

Dijo que, a pesar de que se registraron destrucciones en algunos municipios del país, en el resto de la nación las atenciones se están haciendo de forma normal.

Minsa1

Beteta dijo que los vándalos golpistas destruyeron 5 camionetas, 6 camionetas más fueron robadas, 2 motocicletas también robadas, 4 ambulancias secuestradas y otras 4 ambulancias robadas.

En diversos puntos del país se han dañado 56 ambulancias, 3 unidades móviles de atención ginecológica, odontológica y muestras de laboratorio dañadas y una casa materna saqueada donde hasta el servicio higiénico y lavamanos se llevaron.

Hubo dos sedes de SILAS saqueados y destruidos, 4 hospitales del país dañados e invadidos, “tuvimos 21 trabajadores de la salud secuestrados y ayer nos secuestraron a un trabajador y luego nos lo entregaron gracias a la mediación de los hermanos sacerdotes de las iglesias…”

120 personas han perdido realizarse hemodiálisis y 5 fallecidos debido a los tranques en las carreteras.

Por su parte la ministra del MINSA doctora Sonia Castro dijo que la solución “a los problemas que tenemos debe ser a través del diálogo de verdad que busque soluciones por la familia nicaragüense se siente secuestradas por lo que no pueden salir a determinada hora”.

Indicó que esos tranques han tenido repercusiones fatales para las familias debido a los fallecimientos de pacientes que no permitieron (los tranquistas) pasar una vía rumbo al centro hospitalario.

La ministra repudió estos actos de destrucción que han afectado a la institución que le brinda los servicios de salud al pueblo nicaragüense y aclaró que esas unidades y equipos dañados son del pueblo de Nicaragua.

“Este sistema público de salud es para los pobres, es para el que no puede pagar y tampoco puede salir del país para hacerse una cirugía o una hemodiálisis, tenemos que cuidar las cosas de los pobres, los hospitales nos sirven a todos”, indicó la doctora Castro.

Indicó que las acciones vandálicas contra el sistema de salud del país afectan a las personas con discapacidad, a los hipertensos, los diabéticos. “Si un diabético no se pone la insulina a tiempo su vida puede peligrar y tiene que llegar a su unidad de salud a retirar el medicamento mensualmente”.

También recordó las atenciones a los niños, las embarazadas y las luchas antiepidémicas que el MINSA viene realizando “por lo que estamos promoviendo la vida y la paz vacunando y así servirle con mucho cariño a la población nicaragüense”.