El Gobierno de Nicaragua rechazó este viernes el informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) sobre la situación actual del país, presentado en la reunión extraordinaria del Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos (OEA).

Durante la reunión, celebrada en la Sala Libertador Simón Bolívar de la sede de la OEA en Washington, el Canciller de la República, compañero Denis Moncada, expresó que "el Gobierno de Unidad y Reconciliación Nacional rechaza de manera integral dicho informe presentado por la CIDH, por considerarlo subjetivo, sesgado y notoriamente parcializado".

Denuncia a grupos interesados en una ruptura del orden constitucional

El canciller refirió que el informe analiza las protestas ocurridas el 18 de abril, en las cuales no resultó ninguna persona fallecida. Sin embargo, los medios de comunicación, manipulando la información, publicaron una noticia falsa sobre el fallecimiento de un estudiante universitario en la Universidad Centroamericana (UCA), el cual nunca existió”.

La información sirvió como detonante de los hechos acaecidos a partir del 19 de abril. Grupos interesados en la desestabilización y ruptura del orden constitucional de Nicaragua, ajenos a la reivindicación social, dieron lugar a partir de ese día a las asonadas que devino en estragos, incendios, saqueos y motivos”, refirió.

Moncada manifestó que el Estado de Nicaragua expresa categóricamente su posición sobre los hechos que analiza la CIDH, los cuales no se dan en el marco de protesta social, sino en el marco del intento de una ruptura constitucional e institucional, para cambiar por la vía de hecho a las autoridades y al gobierno legítimamente electo.

A partir de esa noticia falsa se comienza a desarrollar el plan preconcebido de la asonada política con la participación de pandillas armadas, lo que provocó que el día 19 acaecieran tres muertos, entre ellos un policía que murió por disparo de arma de fuego mientras restablecía el orden público y la libre circulación en los alrededores de la Universidad Politécnica de Nicaragua, Upoli”, dijo.

Explicó que simultáneamente ese patrón delictivo se replicó en algunas de las principales ciudades del país, lo que reveló la existencia de una planificación y organización previamente diseñada y financiada.

El Gobierno de Nicaragua reafirma que no es política de Estado la represión de protestas sociales y menos el uso excesivo y arbitrario de fuerzas por parte de la policía nacional. Rechazamos las recurrentes, ligeras e infundadas afirmaciones de condena de denuncias hechas contra del Estado y Gobierno de Nicaragua, y en particular en contra de la Policía Nacional a la que alude el informe de la CIDH”, sostuvo.

Informe de la CIDH no está ajustado a la realidad

El Canciller Moncada, indicó que el informe presentado por la CIDH, hasta el 6 de junio, sobre fallecidos atribuidos al Estado, no está ajustado a la realidad, porque se reportó a esa fecha 98 fallecidos vinculados a esa coyuntura, entre los cuales hay también policías, ciudadanos sandinistas y población en general.

No todos los fallecidos son atribuibles a la situación que se estaba viviendo en ese momento, ya que algunos de ellos fueron por causas ajenas a los sucesos que están siendo investigados por las autoridades competentes”, dijo.

Expresó que los 143 fallecidos señalados por este informe no han sido debidamente investigados y verificados por la CIDH, ya que en la realidad se han manifestado varios ciudadanos afirmando que sus identidades han sido utilizadas, haciéndolos parecer como fallecidos, y otros muertos han sido por diferentes causas ajenas a los sucesos.

En este informe se omiten deliberadamente todos los ataques armados, asedios, hostigamientos y secuestros de los que han sido y siguen siendo objeto las delegaciones de la Policía Nacional, las que por decisión del Presidente de la República y a su solicitud de la Mesa del Diálogo fueron reconcentrados en sus unidades, como ocurrió en Matagalpa, Jinotepe, Masaya, León, Jinetega, Diriamba, Sébaco, Nagarote, Nindirí, entre otros; también la masacre y secuestro de Policías en Mulukuku y El Jicaral”, detalló.

Informe hace caso omiso de los Derechos Humanos constitucionales

El Canciller de la República de Nicaragua, refirió ante el Consejo Permanente de la OEA, que la concentración de la Policía en sus unidades ha generado un libre accionar de los delincuentes trayendo como consecuencia de los elementos la actividad delictiva.

Cabe destacar que la CIDH hace caso omiso de los derechos humanos y constitucionales, como el derecho al trabajo y la libre circulación de las personas a recibir atención en salud, así como el derecho a la libre circulación, alimentación y educación”, expresó.

Indicó que en este reporte de la CIDH también se omite la destrucción, incendio y saque de instituciones públicas, edificios municipales, unidades de policía, instalaciones del Frente Sandinista de Liberación Nacional y de viviendas de dirigentes del FSLN y funcionarios públicos; además de la destrucción y saqueo de ambulancias, centros de salud, clínicas móviles, casas maternas, escuelas, equipos y maquinaria de las alcaldías.

La mayoría de las fuentes de información que cita la CIDH provienen de agencias y medios de comunicación adversos al Gobierno, cuyas noticias son falsas y manipuladas”, reiteró.

El Canciller Denis Moncada dijo que el Estado de Nicaragua rechaza contundentemente la supuestas irregularidades en el inicio de las investigaciones respecto a los fallecidos y lesionados ocurridos en ese contexto.

 Señaló que el Ministerio Público en todos los casos que ha judicializado ha cumplido con los estándares internacionales y agotando todas las posibles líneas de investigación.

Las acusaciones se han realizado con abundantes elementos de convicción, con pruebas periciales, testificales, y documentales, entre otros, añadió.

Rechazamos la supuesta falta de confianza en presentar denuncias, ya que el Ministerio Público ha recibido más de 60 denuncias por familiares de personas fallecidas, así como abundantes denuncias por daños a la propiedad pública y privada que demuestran la confianza de la población en la institución”, precisó.

El Ministerio Público hizo saber de esta información y sobre las diligencias investigativas, las cuales se han ignorado en el informe”, denunció el diplomático nicaragüense. 

 

En Nicaragua hay Libertad de Expresión

En Nicaragua hay absoluta libertad de expresión y más bien, se abusa de ella, presentando noticias falsas que mantienen en zozobra a la población. La quema de Radio Ya y Radio Nicaragua, son hechos omitidos en el informe, donde se puso en peligro la vida de los periodistas que estaban laborando”, precisó.

Reseñó que la existencia de la Libertad de Expresión se puede constatar en el hecho de que los medios opositores al Gobierno difunden noticias falsas.

Rechazamos enérgicamente que la mayoría de los medios audiovisuales sean gubernamentales”, dijo.

Los reporteros de los medios adversos al Gobierno de forma inexplicable llegan como avanzada al lugar donde se están cometiendo hechos vandálicos, como incendios y destrucción de la propiedad pública y privada, entre otros”, denunció el Canciller nicaragüense.

“Los daños sufridos por funcionarios y ciudadanos identificados como sandinistas no se reflejan en el informe de la CIDH, así como los incendios provocados en Masaya, León, Managua, con personas calcinadas y otras secuestradas que constituyen verdaderos actos terroristas”, recalcó.

 “Asimismo, la victimización de los funcionarios públicos y sus familias a través de las redes sociales constituye un verdadero linchamiento mediático, violatorio a los derechos humanos, a los que la CIDH no hizo ninguna referencia en el informe”, sentenció.

En este informe de la CIDH se condena a priori al Estado de Nicaragua, por los fallecidos del 30 de mayo, Día de la Madre, en los cuales hubo militantes sandinistas muertos, y también se concluye precipitadamente en culpar a la Policía Nacional del incendio y muerte del 16 de junio de la familia Velásquez Pavón en el barrio Carlos Marx de Managua, cuya familia había sido amenazada el 14 de junio por elementos opositores por no participar en el paro nacional”, añadió.

Dijo que el Estado de Nicaragua se encuentra investigando para determinar a los responsables de todos estos hechos lamentables, “por eso hemos firmado con la secretaria general de la OEA y la CIDH la conformación del Grupo Interdisciplinario de expertos independientes, para coadyuvar en las investigaciones penales que el Estado de Nicaragua ya está realizando”.

En base a todo lo anterior, rechazamos las conclusiones del informe presentado por la CIDH, por faltar totalmente a la verdad ofendiendo la dignidad de los nicaragüenses. El Estado de Nicaragua niega y rechaza que haya violado el derecho a la vida, a la integridad personal, salud, libertad personal, reunión, libertad de expresión y acceso a la justicia”, señaló.

“Cabe destacar que Nicaragua en las dos ocasiones que ha estado en el Consejo de los Derechos Humanos de Ginebra, ha salido con éxito del examen periódico universal”, recalcó.

Indicó que no es política del Estado de Nicaragua violar los derechos humanos, más bien constituye un eje fundamental de la Constitución Política y de la actuación del Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional.

Basta señalar que Nicaragua es el país más seguro de Centroamérica y el segundo de América Latina, hasta la ocurrencia de estos desafortunados acontecimientos en que se ha pretendido derrocar, por la vía de hecho, a un gobierno legítimamente constituido”, dijo.

El Gobierno de Nicaragua toma debida nota de las recomendaciones de la CIDH. El Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional está empeñado en lograr el cese de toda forma de violencia en el país; el ejercicio del derecho de la población a la libre circulación, a las unidades de salud, que les permita acudir y asistir a sus trabajos, a la escuelas y el derecho a vivir en paz”, recalcó.

Recodó que recientemente se envió invitación al Alto Comisionado de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, a la Unión Europea, a la Secretaria General de la OEA, y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para que visiten Nicaragua y “nos acompañen con su valioso apoyo técnico en las labores de la Comisión de Verificación y Seguridad, creada el 16 de junio recién pasado en la Mesa de Diálogo Nacional, contando con la mediación de la Conferencia Episcopal”

Asimismo indicó que con la Secretaria de la Organización de Estados Americanos han venido trabajando de manera fluida desde antes de que estos hechos de violencia tuvieran lugar.

Recordó la Misión de acompañamiento electoral en las elecciones municipales realizadas en noviembre de 2017, cuyo informe fue presentado en diciembre del año pasado en este Consejo Permanente.

En este ámbito de acción la Secretaria General de la OEA y el Gobierno de Nicaragua acordaron el establecimiento de una Misión de Cooperación Técnica para la implementación de las recomendaciones de la Misión de acompañamiento electoral sobre la base del proyecto Fortalecimiento de las Instituciones Democráticas de Nicaragua, dijo. 

El Gobierno de Nicaragua cree firmemente que el diálogo y la negociación es la única vía de solución pacífica a cualquier diferencia, por ello, abogamos y continuaremos trabajando por un diálogo con participación constructiva; por el diálogo que derive en acuerdos consensuados, que respeten el orden constitucional en beneficio de las paz, la tranquilidad, la seguridad y la estabilidad de la Nación como ruta necesaria para avanzar en el derecho de democratización y fortalecimiento institucional electoral”, añadió.

En base a lo planteado manifestamos nuestro desacuerdo con el informe presentado por la CIDH denominado “Derechos Humanos en el marco de las Protestas Sociales en Nicaragua”, por considerar que el mismo se encuentra parcializado y sesgado, no retoma la información que el Estado ha brindado; la CIDH toma como única fuente, noticias, informaciones publicadas por medios de comunicación adversos al Gobierno con una posición política claramente definida; informaciones que se pretende legitimar como ciertas, sin ser previamente investigadas y verificadas”, dijo.

“El Estado de Nicaragua no está de acuerdo con el contenido y las conclusiones del informe de la CIDH, por estar basadas en valoraciones e informaciones parcializadas, lo reiteramos”, concluyó.

Informaciones parcializadas y subjetivas, lo que en consecuencia y de manera lógica induce a conclusiones que no se ajustan a la realidad. Conclusiones en las que se condena al Estado sin esperar las investigaciones que esclarezcan la verdad de los hechos.

No se observa en el informe ninguna preocupación por los actos de violencia de grupos opositores que con su pretensión de alcanzar el poder político del país, han intentado violentar el Orden Constitucional, irrespetando los derechos a la vida, la integridad personal, la libre circulación, el derecho al trabajo, a la salud, la seguridad ciudadana; entre otros, la dignidad de las personas afines al Gobierno o funcionarios estatales.

 

Nicaragua agradece expresiones de solidaridad

En su intervención de cierre el Canciller Moncada agradeció las expresiones de preocupación y solidaridad expresadas ante ante la situación de Nicaragua y reafirmó que el Estado y el Gobierno de Nicaragua continúa funcionando en el marco de la Constitución Política, de la Leyes, del Ordenamiento Jurídico, del Estado de Derecho.

Agregó que en ese orden “seguimos preocupados, promoviendo el respeto, el ejercicio de los derechos fundamentales de los ciudadanos de nuestro país, el derecho a tener una seguridad plena, el derecho a la movilidad, el derecho a poder trasladarse por carreteras, por calles por las vías de comunicación, sin limitación de ningún tipo, el derecho a dialogar, a conversar con los grupos de oposición como vía de primer orden, como vía exclusiva para encontrar la solución a nuestras diferencias”.

Dejó claro que le corresponde a los nicaragüenses, “y ustedes lo han expresado también, resolver como país libre, como país soberano, ver sus propias dificultades”.

Agradeció el apoyo de los países miembros de la Organización de los Estados Americanos, sus preocupaciones sus buenos deseos de que encontremos una solución en nuestro país.

Indudablemente que Nicaragua, como país libre, soberano e independiente sabrá encontrar ese cause, lo está encontrando, está en esa dinámica de diálogo, fortaleciendo las conversaciones, caminando sobre esa vía para encontrar y retomar el camino de paz, de estabilidad, de seguridad de convivencia pacífica de toda nuestra población”, finalizó.