El periodista y analista político Moisés Absalón Pastora, durante la revista en vivo en Canal 4, analizó la situación actual en la que tienen sumergida a Nicaragua grupos opositores, que se han valido de la violencia, muertes e intimidación para corromper la paz del país.

El experto aseguró que solo abriendo las puertas al diálogo se logrará devolver la paz, la tranquilidad y la prosperidad a cada nicaragüense.

“Los nicaragüenses tenemos que diferenciar entre los que es una protesta pacífica y no avalar este tipo de barbaridades como querer explotar una cisterna de combustible, ponchar llantas, peajes que se cobra, violencia verbal y física que se dé en los tranques, persecución y casería de bruja en los territorios donde la delincuencia tiene el control”, expresó.

“El gobierno en su anuencia ha dado un paso adelante para dar la bienvenida a la CIDH, a la Unión Europea y a cuanto mecanismo técnico internacional se requiera. Aquí hay que esclarecer la verdad de todo lo que ha pasado, la mentira se volvió verdad, la verdad se volvió mentira, los victimarios víctimas, los terroristas pacifistas y los asonadistas demócratas”, expuso.

“Desgraciadamente aquí en Nicaragua nuestra materia prima consiste en odio, resentimiento, venganza, descalificaciones y todo ese tipo de cosas que no nos llevan a concluir que el problema en Nicaragua no fue Daniel Ortega, Violeta Chamorro, no fue Arnoldo Alemán, no fue Enrique Bolaños, no vuelve hacer Daniel Ortega, el problema somos nosotros que por un asunto de incultura, intransigencia, de educación para poder ver en el horizonte lo que puede ser Nicaragua, entonces nos negamos a nosotros mismos”, valoró.

La lucha por la democracia es un disfraz

Absalón afirmó que la supuesta lucha por la democracia de estos grupos no es más que un disfraz para sacar al gobierno sandinista.

“Es un asunto de quítate vos para ponerme yo, no importa cómo, es la toma del poder político sin que me cueste nada. Teníamos el país más seguro y más estable de América Latina y todo se fue al traste”, dijo.

“En el diálogo Nacional mientras ellos te hablan violentamente, te ofenden, te acusan, te dicen una serie de circunstancias en las que se lavan las manos, se alejan como si fueran angelitos, pero en realidad el pueblo de Nicaragua los está calibrando”, explicó.

“Todo el planteamiento político se queda reducido a la supuesta democracia política que ellos defienden, una democracia política que había permitido hasta antes del 18 de abril un país en paz durante once años, un activo que ahora va a ser difícil recuperar, una economía que venía emergiendo y el mundo entero miraba el esfuerzo, en una alianza interesante”, recordó el también periodista.

Hay que buscar cómo rescatar esa paz

Reiteró que hay que trabajar todos en la búsqueda de la paz, que permita que la Nicaragua despedazada moral, anímica y económicamente de ahora vuelva a reencontrar la estabilidad y prosperidad que logró tener en los últimos once años.

“Ojalá que el corazón de esta gente que es insensible, que solo tienen en la mente una visión eminentemente política les llegue el clamor de la población nicaragüense para sacar adelante este país o por lo menos volver al status quo que teníamos antes del 18 de abril”, concluyó Pastora.