Miembros de la Unión Nacional de Estudiantes de Nicaragua (UNEN) que forman parte del Diálogo Nacional hicieron un pronunciamiento sobre los diferentes hechos de violencia y de vandalismo que se han dado en el país.

Luis Andino, Presidente de UNEN, dio lectura al documento en el cual se le hace un llamado al cese de la violencia, la búsqueda de la paz y se manifiestan en contra del odio, los secuestros, torturas, humillaciones y la muerte de hermanos nicaragüenses.

"Ha habido quema y destrucción de la propiedad pública y privada, medios de comunicación, patrimonio histórico, así como se ha negado el derecho a la educación a los miles de estudiantes nicaragüenses, a los educación primaria, secundaria, universitario", dice el pronunciamiento.

Los universitarios condenan los actos de violencia y denuncian que los recintos universitarios secuestrados y sus alrededores funcionan como cuarteles donde se llevan a cabo hechos que afectan a la población nicaragüense como asaltos, consumo de drogas, hurto de vehículos y daño a la infraestructura.

Andino indicó que han pedido a quienes están presentes en el diálogo y a quienes manipulan tras bastidores, un cese a la violencia, a la denigración de personas, a la destrucción y siempre ha mantenido el llamado a la paz, al respeto y a la cordura.

“Nosotros como movimiento estudiantil seguiremos coordinando acciones en la mesa de diálogo en favor de la paz en el país”, dijo Andino.

Verónica Gutiérrez, miembro de UNEN, lamentó que no se haya podido avanzar en el diálogo cuando es la única salida a la paz y salir de la crisis que se vive en el país.

“Ayer no pudimos avanzar, es lamentable, porque todos los nicaragüenses estamos urgidos para que esto se solucione. Los nicaragüenses están muy preocupados y es vital la seguridad, nadie se siente protegido ni en sus casas”, expresó Gutiérrez.

“Como movimiento estudiantil miramos como un acto irresponsable dejar en manos de movimientos internacionales la seguridad de los nicaragüenses”, agregó.

Para la joven, la parte opositora presente en el diálogo no tiene voluntad a una solución pacífica, porque todas las medidas que han tomado ha sido para entorpecer el camino que se tenía y se vivía en paz.

“Nosotros les pedimos a los mediadores que pongamos voluntad todos, porque es preocupante, como movimiento estudiantil nos sentimos preocupados porque no avanzamos”, puntualizó.

Educación estancada

Asimismo, Rosalia Borque, también miembro de UNEN, dio a conocer su inquietud al retraso de las actividades académicas por esta situación y la afectación a estudiantes de secundaria que se preparan para ir a la universidad el próximo año, ya que al continuar esta crisis no habrá cupo en las universidades públicas dado que quienes están en primer año continuarán en el mismo.

“Como movimiento estudiantil estamos haciendo un llamado a la paz y una solución pronta porque es un error garrafal que un país no apueste a la educación, cuando otros países si están desarrollando investigaciones académicas”, manifestó Borque.

En ese sentido hacen un llamado a la población estudiantil a que se pronuncien para la liberación de los recintos que están secuestrados y saqueados. Luego el movimiento trabajará en estrategias para salvar el año académico.

Los jóvenes manifestaron que ha habido muchas acciones promovida por el sector opositor y de boicot, dando a entender que no quieren la paz.