Antes de abandonarla los delincuentes que estában acantonados en la Upoli se ensañaron con la universidad y terminaron de destruir lo que aún no había sufrido daños.

upoli

upoli

upoli

upoli

upoli

upoli