El guía espiritual, Monseñor Bismarck Carballo, se refirió este jueves sobre la crisis que atraviesa Nicaragua, y ante los últimos acontecimientos manifestó que es importante “salvaguardar la paz y la libertad de la patria”.

“La iglesia no debe nunca abandonar el Diálogo, y creo que el Gobierno y las otras instancias están en capacidad de poder agotar otras vías. El problema aquí no es el diálogo, sino un reacomodamiento de los intereses que tienen sobre Nicaragua algunos países”, dijo.

En este sentido, indicó que es vital “que se ponga un margen de orden para continuar con el diálogo".

“El Cardenal Miguel Obando, cuya memoria recordamos hoy, decía que si hubiera un hombre que estimara en menos su libertad habría que construirle un muro alrededor, para que su mal no infeste al resto de la humanidad”, reflexionó.

El líder religioso, valoró que es fundamental resguardar la libertad de las personas, y sobre todo garantizar que los nicaragüenses seamos los que vamos a decidir sobre nuestro futuro a través del diálogo.

“La violencia ya se escapó de las manos, se ha pasado a niveles exageradamente destructivos, y hay que buscar el canal del diálogo para solucionar este problema”, sostuvo.

El padre refirió que Dios mismo llama a “amar a tu prójimo” y por tanto “lo que Dios unió que no lo separe el hombre”.

“Si somos creyentes, debemos de balancear el amor a Dios y el amor al prójimo, y no decir que amamos a Dios y despreciamos a la persona. Hay que parar la violencia, hay que permitir el libre tránsito en las calles para que la protesta mantenga sus cauces cívicos”, reafirmó.