La población de Nicaragua hace un llamado a la paz y al diálogo a los grupos que están creando el caos y la violencia en el país.

Los ciudadanos, comerciantes y dueños de pequeñas pulperías han visto como producto de la violencia no han podido abastecerse esta semana y por ende se da el aumento de los precios de los alimentos.

La población tiene puestas sus oraciones en Dios para que sea el diálogo reiniciado, ya que a como ellos afirman es el único camino para que Nicaragua vuelva a tener paz, seguridad y proceso.

Desde que iniciaran grupos de personas a crear el desorden y la violenvia, la población vive atemorizada, con miedo a salir de sus casas ya que temen ser víctimas de delincuentes acuerpados por delincuentes que están impidiendo la libre circulación, amenazando y destruyendo todo a su paso.

“Mi llamado es a todo el pueblo nicaragüense, aquella gente que somos trabajadoras, luchadoras, que tenemos hijos a quienes mantener, les pido que pongamos un poco de cada uno como hermanos cristianos, busquemos de Dios, busquemos como entrar en un diálogo para que estemos en paz, para que nuestro país no se siga destruyendo”, manifestó Verónica Aguilar, habitante del Barrio Bóer.

“Esta destrucción nos está llevando a la miseria, pongámonos a pensar que destruyendo nos hacemos daños a nosotros mismos que pasamos por esos lugares a diario, los comercios están parados, pueden ver cómo tengo mi venta de vacía porque los que pasaban por acá distribuyendo no quieren entrar por miedo”, dijo Verónica, quien además es y dueña de una pulpería.

“Yo no creo que esas madres que tienen hijos y familia no estén pasando la misma situación que nosotros, este niño que tengo en la casa de apenas dos meses está sufriendo porque la leche que usa no se encuentra y donde se haya está carísima”.

La gente tiene miedo a ser asaltada y asesinada por delincuentes

“Queremos vivir en paz, queremos vivir tranquilos sin que nadie nos robo, sin pensar que nos van a matar, hay tanta violencia en las calles, los que tienen hijos que andan en las calles haciendo daño les pido que hablen con sus hijos para que no se presten a hacer daño porque hasta ellos pueden salir muertos y mañana, hoy mismo pueden después estar llorando ustedes como madres”.

El diálogo es la única salida a la paz

Ceneli Benavidez, expresó que en su familia están sufriendo y aguantando hambre producto de la poca humanidad de aquellos que se han tomado las calles sin consultar al pueblo.

“El llamado es al diálogo, a que se sienten a platicar porque es lo único que puede sacar a este país adelante. Yo me pregunto por qué se ponen a destruir al país tanto que ha costado levantarlo, me pregunto también y le pido al pueblo de Nicaragua que se la hagan también y es porque no piensan en los niños, yo tengo tres hijos que no van a la escuela desde hace un mes, ellos necesitan aprender, porqué no le preguntan a un niño si ellos quieren estar así y seguro le dirá que no quieren esta violencia”.

“Deberían ponerse la mano en la consciencia y saber que hay muchos padres que en este momento no tienen para darle de comer a sus hijos producto de los tranques, de la falta de trabajo, piensen en los niños que son el futuro de todos”, exhortó Celine.

Miller Islot, habitante de carretera nueva a León, quien también tiene un una pulpería, contó que están trabajando con lo que se pueden abastecer, sin embargo, resaltó su preocupación al ver que hay sectores del país que no dejan a la población trabajar y movilizarse tranquilamente.

“Esperamos que se llegue pronto a acuerdos para que cese la violencia y vivíamos a como estábamos antes que estábamos trabajando muy bien, en paz y tranquilidad porque realmente estamos siendo afectados en todo el país las familias, comerciantes y productores porque esos tranques no dejan nada bueno así que estamos a la espera de que se resuelva todo en paz”.

pueblo

pueblo

pueblo

pueblo