El ex Vicepresidente de Nicaragua, doctor Jaime Morales Carazo, expresó que el objetivo que se debe buscar en el diálogo, debe ser el mismo entre todas las partes, como es la paz, la tranquilidad y volver al desarrollo socioeconómico del país en beneficio de todos.

Morales Carazo, quien participó a mediados de la década de 1980 en los acuerdos de paz de Esquipulas y Sapoá, como jefe negociador, refirió que en el contexto del diálogo actual que atraviesa Nicaragua se requiere mucha tolerancia.

“En este diálogo se requiere bastante tolerancia, paciencia y comprensión, sensatez y realismo. A veces la sensatez y realismo se ausentan con este tipo de cosas tan matizadas por odio, por pasiones”, expresó.

El diputado nicaragüense explicó que a veces se dificultan los entendimientos, y prevalecen más todas las situaciones que alientan a la confrontación.

Creo que las cosas irán asentándose. No todo se hace de la noche a la mañana. La Iglesia es fundamental que esté, y todos los sectores que están participando, pero con apertura, con tolerancia, comprensión y mucho respeto”, valoró.

jaime1

“Tengo la impresión que se va a encontrar un camino"

Analizando la situación actual de Nicaragua, para el doctor Morales Carazo no existen golpes de Estado suaves, ni duros; sino que el golpe de Estado es irreversible desde que se inicia.

“Tengo la impresión que se va a encontrar un camino, cuando la razón entre. A veces llegamos a encontrar las soluciones cuando el agua la tenemos hasta el cuello, no hay que esperar a eso. Pienso que va a haber cordura en un momento dado”, manifestó.

El ex Vicepresidente, explicó que en estas situaciones la retórica y la desinformación juegan un papel importante, y son herramientas de las llamadas Guerras de Baja Intensidad y parte de la Propaganda Negra.

“Antes no existía el internet, ni todos estos medios que tienen una participación tremendamente importante y grande para bien o para mal, para agudizar o calmar estas contiendas tan terribles, dolorosas, violentas y sangrientas”, dijo.

A pesar de las posturas intransigente de algunos grupos sociales, el mayor deseo del parlamentario, es que “se regrese al pasado en el sentido que se evite la violencia, las muertes, los asaltos, el vandalismo, y que se vuelva a la tranquilidad y la seguridad en Nicaragua”.