A las 7:30 de la mañana de este sábado se presentaron al Instituto de Medicina Legal a hacer las gestiones para retirar el cuerpo los padres del guarda de seguridad José David Martínez Rivas, asesinado anoche en las inmediaciones de la UNAN-Managua.

El padre del joven asesinado, don Wilfredo Oviedo, dijo que a su hijo le arrebataron la vida vándalos azuzados por la derecha que mantienen tranques y tomada las instalaciones de la UNAN.

Don Wilfredo dijo que su hijo regresaba a su casa después de salir de su turno en una empresa de seguridad.

Los criminales le quitaron su arma de reglamento, un revólver 38, el uniforme y su motocicleta marca Serpento.

El cuerpo de guarda fue trasladado a la vivienda de la abuela materna para su vela ubicada de la rotonda Cristo Rey 3 cuadras al sur, y una y media abajo en el barrio La Luz.

El padre del joven dijo que a su familia le llamaron telefónicamente informándole sobre la tragedia.

Agregó que esas acciones vandálicas “están perjudicando al pueblo que tenemos que trabajar”.

El guarda de seguridad habitaba en Los Laureles Norte, y dejó en la orfandad a un niño de 3 años.

Ivania Castro, vecina de la familia del asesinado, dijo que el joven fue una persona responsable, no tenía vicios, no fue agresivo, fue amable con los vecinos y del trabajo a su casa.

Aseguró que él no era participante en ninguna actividad política, más era una persona que le recomendaba a su familia tener mucho cuidado debido a las acciones vandálicas.

padres

padres

padres

padres