Uno de los integrantes del grupo vandálico M19 que desde hace un mes se tomaron la Universidad Politécnica de Nicaragua (UPOLI) sacó a flote todas las atrocidades que se viven en el interior de dicho sitio, mismo donde se almacenan armas de fuego de alto calibre, así como armas artesanales, con las que intimidan a la población y han sido utilizadas durante las pugnas internas entre los M19.

Durante una de las manifestaciones de los supuestos autoconvocadores y creadores del caos en el país, el integrante de los M19 destacó que dentro del recinto existe presencia delincuencial, quienes crean inestabilidad y terror a las familias que habitan en las cercanías de lo que un día fue una casa de estudios superiores pero que hace un mes se convirtió en el centro de operaciones de la delincuencia fascista.

El autoconvocado, con el rostro completamente cubierto, manifestó que en las afueras del recinto se han registrado robos a las familias, así mismo, se han dado a la vil tarea de obstaculizar el tráfico, haciendo uso de armas de fuego.

“Las detonaciones siempre se escuchan en el edificio, ahí hay armas que aún desconozco de donde las sacaron, hay momentos en los que se dan enfrentamientos dentro de la universidad, unos con morteros y otros con armas, revólveres calibre 38, fusiles y armas automáticas”, expresó.

El miembro de la M19 se refirió a los procesos de torturas que se viven en el interior de las destruidas aulas de clases y los pasillos, hechos perpetrados por quienes se han apoderado del lugar y han hecho del mismo un espacio tenebroso.

Ahí se escuchan las torturas, los que están a cargo de eso son los grupos del 8, conformado por chavalos del barrio Ocho de Marzo, ellos tienen el poder del recinto. Nos agarramos a balazos, hubo intercambio de disparos y por un mes permanecí en la universidad, sufriendo y exponiéndome, solo escuchando las balas cerca de mí”, subrayó.

Foto: Archivo