La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), a través de su relatora en Nicaragua, Antonia Urrejola, dio a conocer un informe preliminar luego de tres días de visita en el país cuyo objetivo fue observar en el terreno de manera preliminar la situación de derechos humanos en relación con los acontecimientos ocurridos desde el 18 de abril. Asimismo condenaron las muertes producto de los actos de violencia, y emitieron una serie de recomendaciones para fortalecer los derechos humanos, la libertad de expresión y el pleno derecho a la protesta.


La Comisión Interamericana condena enfáticamente las muertes, agresiones y detenciones arbitrarias de los y las estudiantes, manifestantes, periodistas, y otros ciudadanos que se han registrado en el país desde el inicio de las protestas y que continúan hasta la fecha. De igual manera la Comisión Interamericana condena la muerte de dos policías y agresiones contra otros funcionarios públicos producidos en este contexto”, según informe.

La CIDH también se refirió en su informe preliminar a la muerte de Cristian Emilio Cadena, quien perdió la vida en el incendio provocado por grupos vandálicos de la derecha en el CUUN de León.

El gobierno afirma que existen grupos vandálicos y criminales que operan en el marco de las protestas y tomas de universidades y que han ocasionado daños a bienes públicos y privados”, afirma el organismo.

De la igual manera el informe plantea que “fue incendiado el Centro Universitario (CUUN), en los hechos perdió la vida una persona”.

El organismo recomienda adoptar medidas para investigar diligentemente y sancionar a los responsables de todos los actos de violencia.

La comisión urge enérgicamente al estado investigar diligentemente estos hechos, juzgar y sancionar a los responsables y reparar a las víctimas de derechos humanos”.

En este informe sugieren al estado nicaragüense “respetar y garantizar el goce pleno del derecho a la protesta a la libertad de expresión, a la reunión pacífica y a la participación política de la población”.

Asimismo exhortan a “respetar las garantías del debido proceso de las personas que permanecen detenidas por hechos relacionados con las protestas”.

La CIDH también expresó su confianza para que los nicaragüenses encuentren una solución pacífica a través del diálogo.

Teniendo en cuenta el doloroso pasado que afectó a la sociedad nicaragüense y el compromiso histórico de su no repetición, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos confía en la construcción de una solución pacífica, democrática y constitucional para la grave crisis política que vive el país y toma nota de la instalación de la mesa nacional de diálogo. La condición imprescindible para cualquier solución pasa por el compromiso con la verdad, garantías para las investigaciones justicia efectiva, así como la debida reparación de las víctimas y sus familiares”, indica el informe.

Finalmente la Comisión agradeció al Gobierno de Nicaragua la invitación a realizar esta visita, las facilidades dadas para obtener la información y la logística brindada; asimismo el apoyo de la sociedad civil para concretarla.

La comisión interamericana de derechos humanos dará a conocer su informe final en el término de 30 días.