La paralización del transporte, incluso de instituciones de emergencia, en distintos puntos del país producto de los tranques que han instalado sectores de la derecha, siguen cobrando más vidas.

Esta vez fue la joven embarazada Liliam Jarquín Martínez, de 18 años, quien iba trasladada de emergencia en una ambulancia con síntomas de preeclampsia, pero debido a los tranques ubicados en La Cañada, municipio de San José de los Remates y empalme de Boaco, no se le permitió la pasada abiendo un retraso de tres horas.

Ella iba rumbo al Hospital de Boaco, desde una comunidad ubicada entre Esquipulas y San José de Los Remates.

De acuerdo al Ministerio de Salud (Minsa), el martes 15 de mayo Jarquín Martínez fue atendida en el Centro de Salud de Esquipulas, Matagalpa, por presentar convulsiones. En este sentido, se habían hecho coordinaciones con el hospital departamental de Boaco para realizar su traslado en un ambulancia acompañada de recursos médicos, de enfermería y familiares.

Durante todo el trayecto paciente convulsiona seis veces, y debido al retraso de tres horas ésto provocó daño cerebral severo. Cuando llegó al hospital se intervino quirúrgicamente inmediatamente, pero presentó un trauma cardiorrespiratorio irreversible. Lamentablemente la paciente fallece a las 7 am del 16 de mayo. El bebe del sexo masculino está vivo y peso 5 libras.

En su mensaje del mediodía la Compañera Vicepresidenta, Rosario Murillo, lamentó esta tragedia.

“Los impedimentos que hay en la carretera, los tranques no dejaron pasar la ambulancia”, dijo Rosario.

La vicepresidenta dijo que casos como este representa una violación a los derechos humanos.

“Esta es otra de las secuelas de la tragedia que estamos viviendo en todos los ámbitos. Nosotros hemos hecho un llamado, hemos hecho pedimento humanitario a la Conferencia Episcopal, Su Eminencia el Cardenal Leopoldo para que se permita el paso en estos lugares donde hay obstáculos, a los alimentos, a las cosas esenciales para la vida y a los pacientes que van de un centro hospitalario a otro o a verse en un centro hospitalario porque de verdad este es una violación a los derechos humanos de las familias nicaragüenses, representa una grave violación a los derechos humanos de las familias nicaragüenses el no permitir el pase de los vehículos que llevan enfermos o no permitir el paso de los productos que son básicos para la vida”, enfatizó.