Tras los recurrentes tranques perpetrados en las principales vías de acceso al departamento de Masaya, por parte de grupos que pretenden desestabilizar la economía nacional y familiar, comerciantes de la ciudad de las flores han mostrado su descontento y condena a lo que para ellos es un completo acto de vandalismo.

Muchos ya registran considerables pérdidas económicas debido a la descomposición de sus productos, entre ellos carnes, lácteos y perecederos, incurriendo a su vez en deudas, debido a que muchos de los comerciantes trabajan con créditos y abastecimiento en carácter de consignación.

“No nos han permitido ingresar con nuestros productos al mercado, aquí muchos tenemos negocios como herencia familiar, por eso le pido a todos los involucrados en los tranques que nos permitan trabajar y poder vender todo aquello que corre riesgo de descomponerse, como el pollo y la carne. Nosotros ya tenemos grandes pérdidas, porque al no poder venderlos eso me genera pérdidas económicas”, refirió una de las comerciantes.

El cierre del mercado municipal por parte de los grupos vandálicos, es otro de los factores que afecta a los trabajadores por cuenta propia, quienes llenos de angustia y preocupación, piden el restablecimiento de las actividades comerciales y el retorno de la paz al país.

“Somos muchos los perjudicados, necesitamos vender nuestros productos, las empresas han mostrado voluntad hacia nosotros los comerciantes a través de la entrega de productos. Nosotros hacemos el llamado a la paz porque necesitamos trabajar”, expresó Carlos Castillo.

“Las que vendemos carnes, embutidos y pollos estamos preocupadas porque tenemos que pagar las facturas a las empresas, pero al no permitirnos trabajar, no vamos a tener de donde obtener dinero para el abono. Muchos se están aprovechando de la situación y vendiendo productos a altos costos y eso perjudica más a la población”, dijo una de las vivanderas.

Los comerciantes a su vez, destacan el apoyo brindado por las autoridades del mercado municipal de Masaya, quienes han creado las condiciones para que la actividad comercial continúe, sin embargo, la misma se ha visto afectada debido a los actos de desestabilización.

“La señora intendente no está en contra de nosotras las mercaderas, más bien nos ha mostrado su apoyo, necesitamos que el pueblo nos apoye porque somos nosotros los que llevamos el sustento a nuestros hogares. Pedimos que nos dejen trabajar en paz para que podamos vender en tranquilidad” dijo.

Panificadores quieren seguir trabajando en paz

Los propietarios de pequeños negocios de panificación, se pronunciaron en favor de la paz y en desagrado con la situación que actualmente vive el país debido a los irresponsables actos de saqueo y destrucción registrados en los últimos días.

Don Álvaro Bravo, panificador de Tisma, solicitó al pueblo a no dejarse manipular por las informaciones falsas y destacó que los obreros lo único que desean es trabajar en tranquilidad y con seguridad.

“Esta situación nos está llevando a una gran problemática, en las calles se están cometiendo muchos actos ilícitos en los que un grupo se está aprovechando de la situación, robando, golpeando y abusando del pueblo. Nosotros queremos la paz, yo como panificador no he podido adquirir materia prima para trabajar, es necesario que el pueblo despierte y nos sumemos a la paz para seguir echando a andar nuestros pequeños negocios, expresó.

“El gobierno nos ha permitido alcanzar una economía estable, son muchos los programas que nos benefician a los pequeños artesanos, productores y estoy claro que hoy los que atentan en contra de nuestro país, son los que les molesta el bienestar de los trabajadores”, dijo.

“Estamos trabajando y elaborando pan en menor cantidad debido a la situación, tiempo atrás y gracias a los préstamos de Usura Cero hemos logrado crecer como negocio familiar, por eso es que respaldamos el diálogo, la paz y la estabilidad”, subrayó.