Los manifestantes violentos destruyeron las calles adoquinadas en el municipio de Chinandega.

A pesar del llamado constante a la Paz, los vándalos continúan asediando a las familias, las instituciones públicas y privadas.

La mañana de éste sábado pobladores de ese municipio denunciaron que la noche del viernes los delincuentes atemorizaron a las familias.

La gente está pidiendo que la Paz regrese a ese municipio para continuar desarrollando sus actividades comerciales y productivas con normalidad.

chinandega

chinandega