De los  cuatro policías heridos de bala por grupos vandálicos, Delia Amplié Sequeira, de 22 años, es la que tras recibir un balazo en la espalda vivió de milagro, ya que según los médicos era una muerte segura.

Los policías heridos la noche de este miércoles en el sector de carretera Norte, fueron trasladados de emergencia al Hospital Alemán Nicaragüense y posteriormente remitidos al Hospital Carlos Roberto Huembes.

El Subdirector Médico de Hospital Carlos Roberto Huembes, Larry David Úbeda Aguilar, detalló que Delia  Ampié fue herida por arma de fuego en la región lumbar, cerca de la columna vertebral, penetrante de abdomen con fractura de pelvi, por lo que fue sometida a operación.

"Estas lesiones son potencialmente mortales, porque estuvieron cerca de lesionar órganos vitales y vasos sanguíneos importantes, que pudiéramos estar lamentando una muerte", explicó.

Aseguró que su estado es grave y que se encuentra en observación constante para que no tenga mayores complicaciones. “Esperamos que con el tratamiento tengamos una buena evolución”, indicó.

Manifestó que en estos momentos luchan contra los problemas de posibles perforaciones intestinales y complicaciones derivadas de infecciones.

Parálisis en mano izquierda

Otro de los agentes es Gilber Hernández Chavarría, 28 años, quién recibió una herida por arma de fuego en el codo izquierdo y que le ha provocado una parálisis en la mano.

“Este compañero fue sometido a lavado quirúrgico, lamentando que aparentemente hay una lesión del nervio cubital, que le está causando una parálisis en su mano izquierda”, expresó el Subdirector Médico del Hospital.

Dijo que están tratando mediante los lavados que no se nos complique con infecciones y que la lesión del nervio cubital pueda ser reversible.

Mileydi Erazo Varela, de 33 años, recibió una herida por arma de fuego en el pie izquierdo.

Al igual que los otros compañeros fue sometida a lavado quirúrgico constante, tratamiento antibiótico, analgésicos, previniendo infección y a evaluar la funcionalidad de su miembro inferior.

El policía Kevin Rodríguez López, de 20 años, presenta una herida por arma de fuego en el dorso del pie derecho.

“En esa región hay múltiples ligamentos y tendones lesionados, es por eso que estamos esperando que las lesiones cicatricen y posterior evaluar las lesiones que puedan quedar”, explicó el médico.

La madre de Gilbert Josué Chavarría Martínez, doña María Concepción Chavarría, rompió en llanto al pensar que pudo perder a su hijo.

“Yo me siento agradecida con Dios porque mi hijo está vivo; él estaba en cumplimiento de su deber, trabajando y luego recibí la noticia; es por eso que pido que promovamos la paz y solucionar los problemas, ya que nosotras como madres de policías, también sufrimos”, afirmó.

Chavarría lleva 3 años y medio al servicio de la institución policial.

El Dr. Ubeda recordó que además de la reparación de los daños agudos, están valorando que no existan complicaciones de los procesos infecciosos, para después ver las secuelas existentes y la rehabilitación.

POLICIA

POLICIA

POLICIA

POLICIA

POLICIA

POLICIA

POLICIA

POLICIA

POLICIA

POLICIA

POLICIA

POLICIA

POLICIA

POLICIA

POLICIA

POLICIA

POLICIA

POLICIA

POLICIA

POLICIA

POLICIA

POLICIA

POLICIA

POLICIA

POLICIA