Las familias de Managua  respaldaron el mensaje del Comandante Daniel Ortega, en el cual dio a conocer la resolución del Consejo Directivo del INSS que revoca las reformas al reglamento de la Ley de Seguridad Social, para facilitar la mesa de diálogo.

De esta manera, consideraron que para este dialogo, al que el Presidente Ortega también invitó a representantes de la Iglesia Católica de Nicaragua, no existen argumentos que pueda poner la empresa privada, ni ningún sector de la sociedad para seguir evadiendo el diálogo.

“Al derogar ese acuerdo, ya establece las bases para, como se dice popularmente, platiquemosla” Y si estás condicionando el diálogo no hay diàlogo. Entonces vas a hacer lo que yo diga y la otra parte ¿Qué? Es irónico”, afirmó don Horacio Trejos Martínez.

A mismo tiempo expresaron su respaldo a que se aplique la ley a quienes cometieron actos vandálicos, investigar las muertes de ambos lados y sentar un precedente para que no se repitan brotes de violencia nuevamente.

Todo país tiene sus leyes y hay que respetarlas. Al no respetar las leyes se convierte en un caos y eso es lo que quieren. Porque entonces estás lastimando los derechos de las demás gente y vos no podés ir a cercenarle la libertad a los demás”, añadió Trejos Martínez.

Doña Mercedes Sandoval valoró como importantísima la decisión para defender la estabilidad y la paz que le ha costado mucha sangre al pueblo de Nicaragua.

Yo creo que ahora ya no hay argumentos para seguir destruyendo el país, para seguir destruyendo más la economía y todos los que han estado detrás de esta protesta ya tendrán que sentarse y el llamado es positivo”, afirmó.

Santos Ulises Núñez, opinó que toca partir de cero una vez más. “Es increíble saber que haya pasado semejante desgracia en Nicaragua”.

Ahora arrancamos de cero. Eso implica que recomencemos. Lo que no se quiso. Se sembró aquel amor y seguir caminando en la paz y realmente lo tiran al cesto de la basura solamente por poder, por avaricia”, afirmó.

Al respecto Zoyla Romero consideró positivo tomar este nuevo comienzo y resaltó la sabiduría y el amor del Comandante al pueblo de Nicaragua “porque no es fácil vivir una guerra”.

Ya la vivimos, ya la sentimos. Ya tuvimos derramamiento de sangre y el que la tuvo no quiere guerra. La gente, la lengua es tan larga que hablan tantas cosas y dicen tantas cosas, pero que sea realidad… las verdades nadie no las dice […] Con la lengua destruimos y hacemos muchísimo daño y esta juventud que no se deje manipular y los padres que aprendamos también a criar a nuestros hijos como nos criaron a nosotros: con valores, con principios”, expresó.