La Vicepresidenta Compañera Rosario Murillo, dijo que todos los y las nicaragüenses estamos convocados a vivir y defender la Paz, y pronunció la "Oración de San Francisco de Asís ante el Crucifijo de San Damián" en la cual se reconforta, anima y alienta seguir en el camino de la Paz.

"Sumo, glorioso Dios,
ilumina las tinieblas del corazón
y danos fe recta,
esperanza cierta
y caridad perfecta.
Danos sentido y conocimiento Señor
para que cumplamos tus Santos y verdaderos mandamientos"

Tras realizar la oración, Rosario dijo que los santos y verdaderos mandamientos son "el Amor, el Amor entre nosotros; el vernos como hermanos, el vernos como familia, el considerarnos, el respetarnos, el tomarnos en cuenta todos y sobre todo el garantizar para los más empobrecidos todos los derechos en caridad cristiana, en perfecta solidaridad".

"Compañeras, compañeros, que el Señor nos haga instrumento de su paz; que donde haya odio sembremos amor; que donde haya ofensas sembremos perdón; que donde haya discordia sembremos unión; que donde haya duda sembremos fe; que donde haya error sembremos verdad; que donde haya desaliento sembremos esperanza; que donde haya tristeza sembremos alegría; que donde haya sombra sembremos luz. Oh Divino Maestro concédeme que no busque ser consolado, sino consolar; ser comprendido sino comprender; que no busque ser amado sino amar. Porque es dando que recibimos; perdonando como Tú nos perdonas y muriendo en ti, que nacemos a la Vida Eterna", rezó.

"Que el Señor nos haga a todos instrumentos de paz, que nos haga sembradores de amor, que erradique el odio de los corazones y de Nicaragua, que Nicaragua, que estaba libre en gran parte del odio, siga apartando del odio de nuestro camino; que donde haya injuria haya perdón y donde haya discordia unión y donde haya duda, fe, fe y verdad, fe y verdad, aliento y esperanza, confianza, alegría, luz. Eso es lo que queremos en nuestra Nicaragua y para eso tenemos que seguir trabajando con toda la determinación, con firme convicción, con seguridad y esperanza, confiando en ese legado heroico del pueblo nicaragüense que a todos nos da el mandato de conservar la paz, la armonía y construir felicidad para las familias nicaragüenses", dijo la Vicepresidenta Compañera Rosario Murillo.