Especialistas en el manejo de los recursos naturales, dieron a conocer este viernes un pronunciamiento donde detallan que la afectación total de la Reserva Indio Maíz se calcula en menos del 1 % a causa del incendio que inició el pasado 5 de abril.

La titular del Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales, compañera María José Corea, confirmó que de acuerdo al análisis de imágenes satelitales procesadas por especialistas de la Universidad Nacional Agraria, la afectación que generó el incendio en la Reserva Indio Maíz es exactamente de 0 .89 %.

El impacto del incendio es definido como una degradación forestal, y no una deforestación. Vamos a ir trabajando un plan que tiene que ver con este tipo de degradaciones para mejorar y enriquecer nuestros suelos y nuestros bosques”, indicó la ministra.

El Director Ejecutivo del Foro Nacional de Reciclaje (FONARE), Kamilo Lara, explicó que los especialistas han estado monitoreando de forma permanente el avance de este incendio.

Tomando en cuenta las características ecológicas y climáticas de la zona, se recuperará el área de bosque afectada mediante la regeneración natural y la restauración ecológica”, refirió.

Informó que la vegetación afectada son específicamente bosques enanos con árboles no mayores a los diez metros de altura, entre ellos arbustos, palma de aceite y bambú.

La alegría que tenemos es que en las imágenes satelitales de redes europeas y otras redes mundiales no aparece como punto de calor el incendio de Nicaragua”, informó.

El doctor Efraín Acuña, quien opera para el Sistema de Información Geográfica y Teledetección de la Facultad de Recursos Naturales y del Ambiente (FARENA), indicó que el corazón o pulmón de la reserva Indio Maíz no ha sido afectado, y se mantiene intacto. 

“La próxima semana vamos a reunirnos para desarrollar planes de acción y poder trabajar con las instituciones del Estado, para la restauración de esta zona de la Reserva Indio Maíz”, aseguró.

El especialista en bosques, doctor Javier Gutiérrez, detalló que se van a procesar imágenes de alta resolución para determinar el nivel de degradación de los suelos, y de esta manera determinar las acciones técnicas necesarias como parte de una restauración ecológica.