El amor que tiene a su tierra y a su familia, hace que Julia Jarquín Morales se integre a las brigadas comunitarias que trabajan junto a los miembros del Ejército de Nicaragua, para sofocar las llamas del incendio que afecta una porción de la Reserva Indio Maíz.

Julia es la única mujer de su escuadra compuesta por 12 personas. Con su mochila, dos botellas con agua, una pala, botas de hule y una gorra, ella ingresa a la espesa vegetación rodeada de suampos, manglares y mosquitos.

Su condición de mujer no le impide llenarse de valentía para adentrarse a la jungla, lleva un objetivo claro, terminar de extinguir las llamas del incendio forestal que ha mermado su intensidad, gracias a ese trabajo heroico de los comunitarios, el de los más de mil 450 miembros del Ejército de Nicaragua, de los oficiales que integran la tripulación de los helicópteros cisternas enviados por la mano solidaria de México, El Salvador y Honduras, así como las casi dos horas de lluvia que cayó en la zona este jueves.

Llamas reviven cuando el viento levanta cenizas

Julia reconoce que no ha sido fácil el trabajo que hacen desde el mismo día en que se conoció del incendio, sobre todo, por el difícil acceso de la zona y porque las llamas reviven cuando el viento levanta las cenizas.

Salimos desde las seis de la mañana y regresamos a las 4 de la tarde, es cansado, caminamos bastante, pero regresamos satisfechos porque no queremos que nuestro bello bosque se queme”, dice Julia.

Tras el trabajo que realizan los helicópteros cisternas, las brigadas en tierra terminan de aplacar las cenizas de los troncos de los árboles, otros hacen ronda corta fuego y las brigadas del Ejército contribuyen grandemente a este esfuerzo.

Esta mujer originaria del casco urbano de San Juan de Nicaragua, considera que la unidad de cada uno de los componentes, ha hecho que el incendio no avance y se concentre en tres puntos, a los cuales se les está atacando para reducirlos totalmente. Se espera que en las próximas horas se deje caer precipitaciones constantes que aplaquen las llamas de manera definitiva.

Motivados por el apoyo del gobierno y de las familias

El agua que tiran los helicópteros apagan las llamas de arriba y nosotros terminamos con las cenizas del suelo, de esa manera hemos avanzado, se ha hecho un buen trabajo”, sostiene Julia, que a pesar de su extenuante desgaste físico, se le ve sonriente y bromeando con sus demás compañeros de escuadra, que a eso de las cinco de la tarde son recibidos en el puesto de mando con sus respectivos alimentos.

Estas brigadas comunitarias son organizadas por la Alcaldía de San Juan de Nicaragua, están integradas por unas 300 personas de las distintas comunidades, como Emilio Faustino Mondragón, originario de la comunidad Cangrejera, un lugar donde las familias se vieron afectadas por el humo.

Este comunitario es profesor de primaria, está trabajando desde hace 7 días, junto el Ejército, la Alcaldía y este jueves se veía muy agotado.

Caminó en esos terrenos pantanosos por más de 4 horas, pero llegó muy feliz, porque han avanzado en el control del incendio, por la lluvia que cayó y por la avalancha de amor que recibieron desde la capital con la marcha realizada por la Juventud Sandinista 19 de Julio, para refrendar su apoyo a las acciones que realiza el Buen Gobierno Sandinista junto a los comunitarios, la Alcaldía y el ejército.

A todos los que están pendientes y apoyándonos en extinguir este incendio forestal, les decimos que no hay ningún paso atrás, que vamos a terminar en apagarlo, ya hoy llovió, fue fuerte y apagaba las brasas, esa lluvia nos ayudó bastante”, comentó Emilio Faustino.

Agradeció al Comandante Daniel y la Compañera Rosario Murillo, por enviar desde los primeros días el contingente de tropas del Ejército y luego los helicópteros cisternas.

Vamos a agradecerle a todos nuestros hermanos que allá en Managua se reunieron para apoyarnos, cuando miramos las imágenes en los medios, sentimos esa buena vibra y nos motiva, porque salir desde adentro es cansado, es rendido, pero al ver esas imágenes nos alegramos”, dijo.

Y mientras Julia y Emilio entregan todas sus energías para combatir el incendio, los médicos enviados desde Managua, visitan las comunidades para atender a las familias que se han visto afectados indirectamente o directamente por el siniestro.

Médicos de las brigadas atienden a niños

A los niños se les suministran sus vacunas, a los adultos se les hace control de sus enfermedades crónicas, principalmente en las vías respiratorias. Desde el martes a hoy, se han atendido más de 400 personas. Entre estos se han atendido a los que integran las brigadas comunitarias, que presentan en algunos casos fatiga y deshidratación.

El doctor Maykel Sandoval, coordinador de la brigada médica, expresó que están preparados ante cualquier emergencia. Hay 20 médicos distribuidos en 5 brigadas compuesta por 4 personas.

El alcalde Misael Morales, está al frente en la organización de las brigadas comunitarias, indicando que están recibiendo todo el respaldo del gobierno y del Ejército.

El incendio no ha afectado a las familias directamente. La unidad de todos ha hecho posible que estemos frenando con la fuerza propia, en primer lugar de los baqueanos que nos han dirigido para llegar, la solidaridad que todos han demostrado con la reserva, el amor por su tierra ha hecho posible que poco a poco reduzcamos el daño, cada días más gente se suma incluyendo la fuerza del Ejército”, señaló Morales.