Las frescas aguas de la Laguna de Xiloá recibieron este Sábado de Gloria a las familias capitalinas que decidieron ir a dar su chapuzón y sofocar un poco el incesante calor veraniego.

Desde horas tempranas, niños, jóvenes y adultos empezaron a llegar a este balneario turístico que aloja a centenares de bañistas que asisten para recrearse y disfrutar en familia.

Se pudo observar la alegría y satisfacción de los niños que pudieron deleitarse en las aguas dándose su zambullida y disfrutar, siempre con la supervisión de sus padres. Algunos pequeños portaron sus flotantes.

La seguridad es un factor importante que resaltar con la presencia policial y de cruzrojistas, que siempre estuvieron atentos para brindar confianza y tranquilidad a los asistentes.

Del barrio Ducualí llegó don Gustavo Tapia con su familia para disfrutar de las aguas de Xiloá, un lugar que dijo siempre le ha gustado y que está seguro por la presencia de cruzrojistas.

Disfrutamos ya los últimos días de vacaciones con la familia y hasta el momento todo bien, todo tranquilo”, mencionó.

Otra de los asistentes fue doña Rosa Argentina Flores, quien se hizo acompañar de sus hijos, nueras y nietos.

Nosotros andamos con los niños porque es el lugar más cerca, y usted sabe si estamos sanos cuidamos a la familia”, dijo Rosa Argentina, quien llegó desde el barrio Nora Astorga.

A este balneario llegaron familias de diferentes barrios capitalinos y de Ciudad Sandino, tomando en cuenta la cercanía, y se mostraron contentos por la presencia de miembros de la Cruz Roja.

Estamos viniendo hasta hoy aquí porque no queríamos ir tan largo y hay menos peligros que en el mar”, indicó la joven Reyna Bermúdez, habitante de Ciudad Sandino.