El Cardenal Miguel Obando cumple 50 años de presbiterio. Durante este tiempo, ha sido como un faro, una estrella cuya estela ha iluminado el camino de los fieles hijos de la Iglesia en Nicaragua.

El hoy Cardenal de Nicaragua, Monseñor Leopoldo Brenes, recuerda que la noticia a Obando le llegó cuando él prestaba servicio en el extranjero.

En ese momento le tocaba dirigir un colegio salesiano en la hermana República de El Salvador y estando allá, sin saberlo, había sido solicitado por el Papa para convertirse en obispo auxiliar de Matagalpa.

 “Inició prácticamente en el 68 como obispo auxiliar en Matagalpa y ya en el año 70 vino aquí a Managua como arzobispo, fue una experiencia muy hermosa”, afirmó el alto prelado.

En ese momento, asegura, que no todo el mundo conocía el nombre del Padre Miguel Obando, sin embargo, por cuestiones del Altísimo, era cuando justamente empezaría una relación fraternal entre ambos.

 “¿Quién es Monseñor Obando? Obispo auxiliar de Matagalpa. Yo tengo la dicha que desde el año 70, yo estaba terminando mis estudios, tuve  la dicha de conocerlo, entablar una bonita amistad con él y ha transcurrido prácticamente dentro de 50 años”, dijo entre risas.

Mi reflexión personal es que soy lo que soy, hasta cierto punto, por la gracia del Señor pero también por la ayuda de él. Ha sido un gran maestro y él fue enseñándome cómo ser un sacerdote”, comentó.

Parte de la historia de Nicaragua

Brenes recuerda que al Cardenal Obando le tocó ser clave en la historia de Nicaragua en momentos como la toma del Palacio Nacional, cuando tuvo que llevar guerrilleros a Cuba y posteriormente servir en la Comisión de Reconciliación.

Durante sus 50 años estuvo presente en muchas etapas históricas como los momentos previos a la revolución e incluso en los  puntos más altos de este proceso libertario del pueblo. Su contribución ha sido enorme para alcanzar la paz de la que hoy se enorgullece su patria.

Creo que fue un trabajo muy hermoso que le tocó a él y yo digo que forma parte de la historia de Nicaragua”, afirmó.

Claudia Mayorga tiene 10 años de conocer al Cardenal Obando. Ella fue la encargada de recibirlo cuando el religioso acudía a las instalaciones de Radio Estrella del Mar.

Yo aprendí mucho en la parte espiritual. Para mí es una catequesis. Es un hombre lleno de muchos valores, espirituales, esa parte humana siempre me llenó de mucha satisfacción y de él aprendí el servicio a los demás”, comentó.

Gran alegría para el pueblo católico

Este es un momento de gran alegría para la Iglesia católica nicaragüense y todos sus fieles.

Yo felicito al cardenal y Dios lo tenga como dicen con salud y que nos lo preste unos días más. Nosotros nos sentíamos fortalecidos, cada vez que él hablaba, nos llenaba de ánimos de una forma espiritual”, relata Sandra Ramos Aburto..

Se podría decir que este señor ha hecho historia en Nicaragua”, señala David Ismael López, un feligrés que ha seguido de cerca al Cardenal.

Como feligrés yo apruebo y felicito que haya llegado a ese aniversario porque nosotros lo necesitamos en tiempo de la revolución y ahorita el ya está dedicado a que Dios lo mantenga sentadito con salud pero en realidad nos hace falta, hace falta ese ánimo de él”, agrega.