La Compañera Rosario Murillo, Vicepresidenta de la República, leyó este mediodía el Mensaje que dirigió a las Mujeres nicaragüenses en ocasión del Día Internacional de la Mujer.

Compañeras, compañeros, nuestro compromiso de todos los días es seguir instalando en la cultura tradicional, en la cultura familiar, en todos los planos de la vida ese llamado al respeto a la dignidad de las mujeres que en el plano institucional hemos instalado y ha sido efectivo”, comentó.

Hemos logrado todos esos avances, evaluados por los organismos internacionales, instalados por los organismos internacionales que nos declaran quinto o sexto país en el mundo en equidad de género”, resaltó.

Pero acotó que “eso no nos basta, es en la casa, es en la pareja, es en la familia, en la comunidad, esos lugares donde no podemos penetrar ni debemos penetrar con reglas o penetrar para fiscalizar; esos son lugares propios de cada familia, de cada ser humano, hombre o mujer; ahí donde no podemos llegar con nuestras reglamentaciones, tenemos que trabajar en la cultura”, enfatizó.

Expresó que es en la escuela, en la comarca, en la comunidad desde todas las instituciones, que  “debemos seguir proclamando que somos bandera de todas las luchas y que no somos solo banderas, somos inspiración, somos fortaleza, fuerza, somos energía victoriosa, eso somos las mujeres nicaragüenses, protagonistas, nunca víctimas, nunca víctimas, protagonistas porque somos mujeres llenas de amor, ¡Mujeres con Poder!”

A continuación el texto íntegro que escribió la Compañera Rosario Murillo:

Llegamos a otro 8 de Marzo, en Conciencia Plena de nuestros Logros, y de las Dificultades que aún enfrentamos para que nuestras Propuestas de Derechos, superen el Plano Institucional, en el que ya hemos venido avanzando, y se trasladen a todos los Espacios de la Vida, donde nos hace falta trabajar, para seguir cambiando Realidades, Personales y Sociales.

En la Revolución, en todas sus Etapas, y en Cristianismo, Socialismo y Solidaridad, hemos logrado crear Conciencia de Dignidad de las Mujeres y de Respeto a nuestra condición de Seres Humanos con Capacidades y Calidades, que aportamos todos los días al Mundo, al País, y a las Sociedades donde nos queremos tod@s mejores.

En nuestra Nicaragua, Bendita, Unida y Siempre Libre, hemos logrado que se reconozca en Leyes, Mandatos y mediante Acciones afirmativas de Género, la obligación del Estado nicaragüense de reconocernos incorporadas a todos los Espacios de Autoridad, Decisión y Poder. Así és como hemos venido Cambiando Nicaragua, cambiándonos, sentando las bases para el desarrollo pleno de los Seres Humanos, Mujeres, Hombres, Juventud, Niñez, que queremos Patria en Paz, Armonía, Seguridad y en Relaciones Inteligentes y Dignas, entre tod@s.

És precisamente en el Campo de la Relación entre Mujeres y Hombres de todas las edades, que nos hace falta profundizar un trabajo que arroje como resultado la progresiva disminución de la violencia y el irrespeto de Género, con lo cual afianzamos Valores e Ideales que nuestro Espíritu y nuestra Formación Revolucionaria y Evolucionaria, proclama y reclama.

Trabajamos junt@s, Mujeres, Hombres, Juventud, para fortalecer esa Conciencia Amorosa de Justicia y Equidad en las Relaciones Humanas, desde la Escuela, en la Familia, en la Pareja, en la Comunidad y las Comarcas, donde todavía, desgraciadamente, prevalecen rasgos de una Cultura machista, negadora, que se expresa en círculos íntimos, en vínculos afectivos, y también en Relaciones y Ambientes Laborales, Sociales y Políticos, donde la Conciencia y el Esfuerzo de trascender, deben aplicarse y ocuparnos, cada día de nuestras Vidas.

Como Gobierno, como Estado, como Entidades de un País con Raíces Históricas que constituyen Legado y Patrimonio Cultural y Espiritual, en la Cultura, la Literatura, la Militancia, el Heroísmo, el Arrojo, y el Compromiso de Luchar y Vencer; desde Darío y Sandino, desde todas las Mujeres que hemos cultivado las Letras, las Ciencias, la Inspiración Poética y Revolucionaria, todas las que nos hemos dispuesto al Compromiso Político y Social, Nicaragua és una admirable Sinfonía de Mujeres y Hombres, que hablando Lenguajes de Humanidad, nos hemos expresado a través de las distintas Circunstancias y Caminos vividos.

Las Mujeres nos hemos destacado y nos destacamos hoy, como imprescindibles Guerreras Espirituales, y como Expertas luchadoras en todos los Campos de Actividad Social, Económica y Política.

Somos legítima y verdadera Savia de todos los cambios que hemos venido produciendo, y que se producen cada día, para Crecer, Creer, y Vencer.

Con la Fuerza de nuestra Historia, y la Fortaleza de todos los Aportes de estos Tiempos, las Mujeres nicaragüenses nos felicitamos por nuestros grandes logros, y asumimos el Compromiso de incorporarnos plena y conscientemente a las Luchas y Batallas pendientes. Sobre todo nos comprometemos a generar los Cambios Culturales indispensables para que nada ni nadie desconozca o pretenda anular, nuestra contribución permanente al Mundo y esta Patria de Luz.

En las Escuelas, en los Hogares, en la Familia, la Pareja, la Comunidad, la Comarca, en todos los Espacios donde la Cultura Tradicional todavía nos relegue o reduzca, debemos instalar nuestro llamado, y generar las Acciones necesarias para que todas seamos posibles y valoradas, como Energía y Vigor que las Banderas de todas las Luchas incorporan, para ir Siempre Más Allá, conquistando Amor y Porvenir.

A seguir cambiando cada una de nosotras, y cambiando tod@s, para que las Cifras y los Reconocimientos Mundiales a la Equidad de Género en Nicaragua, que nos enorgullecen y comprometen más, se extiendan a los Espacios donde todavía nos persiguen y acosan conductas discriminatorias, agresivas, violentas y descalificadoras.

Darío nos enseñó a asumirnos llen@s de Vigor y de Gloria. Darío nos enseñó a sabernos hechos de Libertad y Fortaleza. Sandino nos mostró el Compromiso con la Dignidad y el Respeto. El Frente Sandinista, los Héroes, los Próceres y los Mártires, nos dejaron el Ejemplo y la Inspiración para saber combatir en todos los frentes sin perder ni la Esperanza, ni la Ternura, ni la Capacidad de Amar, por encima de las cualidades, errores, o aciertos de nuestra común Humanidad.

Con Sandino, con Darío, con las aguerridas Almas de tod@s l@s nicaragüenses que queremos Patria Libre, Justa, Digna, Segura, Soberana y Próspera, las Mujeres hablamos en voz alta, y seguimos trabajando como Protagonistas, nunca como víctimas, para conquistar todos los días un Presente y un Porvenir Mejor.

Vivan las Mujeres nicaragüenses !
Viva la Patria Unida,
Bendita y Siempre Libre !
Viva el Cariño !
Queremos Patria Libre
Patria y Humanidad !

Managua, 7 de Marzo, 2018
Rosario Murillo

compa

compa

compa

compa

compa

compa

compa

compa