Inmensas olas azotan las costas en el norte y el oeste de Puerto Rico a causa de una tormenta invernal en Estados Unidos.

Las autoridades se vieron obligados a evacuar a decenas de familias, cerrar escuelas y caminos, debido a que las olas alcanzan hasta 9 metros (30 pies), siendo la mayor marejada que azota la isla en más de una década.

Las olas resultaron ser más altas que las producidas por el huracán María que devastó la isla hace más de cinco meses, han derribado palmeras y bancos de cemento, entre otros daños materiales, forzando a curiosos a huir, así lo indicó Gabriel Lojero, del Servicio Nacional de Meteorología en San Juan.

El mar ha inundado calles y casas a lo largo de las costas norte y oeste, una decena de calles continúan cerradas, así como algunas playas y un aproximado de 24 escuelas.

Loreda aseguró a la agencia de noticias AP que las situación “sigue siendo muy peligrosa”.