El personal del Servicio Secreto ha sido alertado de los hechos y ha acudido al lugar. No se han reportado más heridos.

El presidente Donald Trump no se encontraba en la Casa Blanca en el momento del suceso.

La Policía ha cerrado el tráfico peatonal y vehicular en las calles cercanas a la residencia presidencial.