Emocionado y entre sollozos así se mostró el Pastor David Spencer durante el acto de entrega de la Orden de Independencia Cultural Rubén Darío y la entrega de la nacionalidad nicaragüense, por parte del Presidente Daniel Ortega y la Compañera Rosario Murillo, Vicepresidenta de la República, acto realizado en la Iglesia Hosanna, la cual dirige Spencer desde hace más de 20 años.

Al momento de su intervención, el líder espiritual se refirió a las cualidades del pueblo nicaragüense, mismo al que hoy pertenece a través de la entrega de su nacionalidad, la que recibe tras 45 años de vida en el país al que llamó tierra bendita y próspera.

“Este es un día tan maravilloso para mí, llegué a Nicaragua con mi esposa, recién graduados de la universidad, veníamos sin dinero, sin nada, mi esposa estuvo en el terremoto, yo no estuve en ese momento, y yo quiero decir que todo lo que hemos logrado se encuentra en Isaías 26:12, todo absolutamente todo lo que hemos logrado proviene de Dios”, enunció.

Spencer agradeció profundamente a las autoridades nacionales por hacer su sueño realidad y poder contar con la nacionalidad tan añorada, la que para él representa una de las más grandes bendiciones de su vida.

“Señor Presidente de la República de Nicaragua, Daniel Ortega Saavedra y Vicepresidenta de Nicaragua, Señora Rosario Murillo, estoy aquí para recibir la ciudadanía nicaragüense, algo lindo, nadie me podría dar un mejor regalo que este, estoy conmovido, tan feliz que no tengo palabras para expresarlo”, dijo.

“Recibir la ciudadanía nicaragüense fue algo que siempre quise y la entrega de la orden pasó todos los límites inesperados. Hoy es un día que he esperado, soñado y anhelado por 45 años y es un día de homenaje, honor y mucha emoción, sin embargo, no es algo en que yo me vanaglorie, sino que quiero que Dios reciba la gloria y la honra por este gran privilegio, hoy se me concede la ciudadanía nicaragüense, hoy legalmente me convierto en un nicaragüense, algo muy lindo, tierra de lagos y volcanes, preciosa esta patria, no hay como Nicaragua, con un pueblo precioso, amo a Nicaragua, amo al nicaragüense”, expresó.

Un pueblo luchador y con dignidad

El pastor reconoció la valentía de los nicaragüenses quienes se imponen ante las adversidades de la vida y encuentran la manera de vencer las limitantes.

“Este es un pueblo luchador, me he quedado sorprendido, es un pueblo con dignidad que, a pesar de terremotos, guerras, huracanes, maremotos, no conoce otra cosa más que nunca darse por vencido. La he defendido cuando ciertas naciones me han querido hablar mal de ella y les digo: usted se metió con la persona incorrecta, porque usted nunca pasó por ahí, usted nunca pasó por los sufrimientos, sin embargo, han pasado todos estos años y veo una Nicaragua que se levanta, y cómo no voy a admirarla y ahora siendo parte de un pueblo como este”, subrayó.

Así mismo, Spencer se refirió a las transformaciones de la nación y, sobre todo, destacó que Nicaragua es un pueblo que está bajo la mirada de Dios, por ello las bendiciones sobre abundan en las familias, en los programas de Gobierno y en la administración de las autoridades.

“Son un pueblo que saben cómo levantarse del polvo y lograr los propósitos de Dios sobre todo, admiro la fe del nicaragüense, esa fe inquebrantable en nuestro Señor Dios todo poderoso por una Nicaragua mejor, una Nicaragua llena de las promesas de la palabra de Dios, un pueblo fuerte, aguerrido en los principios de Dios. Me quedo sorprendido de lo que está ocurriendo en estos momentos y la bendición de Dios yo veo venir sobre este país”, manifestó.

“Presidente Ortega, quiero reconocer la gestión que su administración está haciendo, he quedado anonadado con el nuevo estadio Dennis Martínez, el Polideportivo Alexis Argüello, no dejo de quedarme anonadado, las piscinas olímpicas, los hermosos parques construidos en diferentes partes del país para que puedan ir nuestros hijos a jugar, siendo una idea brillante y el crecimiento de las inversiones en el país y el mejoramiento del índice económico, el nivel de seguridad que hoy nuestro país lo está disfrutando, lo convierte en el más seguro de la región”, añadió.

Nicaragua se levanta

Con mucha fe y firmeza, Spencer subrayó que cosas nuevas le están sucediendo a Nicaragua, aseverando que se debe a los planes que Dios tiene para la nación y su pueblo.

“Algo bueno le está pasando a Nicaragua, Dios tiene planes para el país, este pueblo se va a levantar y el mundo se va a sorprender, creo firmemente que Nicaragua está bajo la promesa de Dios, la biblia dice en proverbios 29:2, cuando los justos gobiernan, el pueblo se alegra, yo miro un pueblo con un rostro diferente, veo a los jóvenes destacándose en los estudios y miro la bendición de Dios”, señaló.

Spencer expresó que a diario clama a Dios para que Nicaragua sea una nación cada vez más bendecida, próspera, en la que reine la paz y la unidad en las familias humildes y trabajadoras.

“He visto muchos banners en las calles donde se dice: Nicaragua Cristiana, Socialista y Solidaria, desde los principios bíblicos del cristianismo y es mi oración que ustedes junto a su administración continúen llevando a mi Nicaragua a ser un ejemplo para las naciones, les invito a que juntos reconstruyamos Nicaragua bajo el fundamento de los principios bíblicos. Ruego a Dios porque el nicaragüense merece lo mejor, Dios quiere levantar a este país como un ejemplo de un país que camina con Dios”, expresó.

“Quiero agradecer la ciudadanía que he recibido y la Orden Rubén Darío, de la cual no soy merecedor, ustedes han sido demasiado buenos y yo soy solamente un pequeño luchador y ustedes decidieron hacer esto", refirió.

 

Una oración para Nicaragua y sus líderes

Durante la ceremonia, el pastor David Spencer junto al pastor Jorge Sarrias, elevaron una oración al Altísimo, a quien le clamaron por la paz, el progreso y la bendición del pueblo y sus gobernantes, para que junto a la ayuda de Dios se continúe construyendo a la nueva Nicaragua.

“Amante padre celestial te damos gracias por tu misericordia, la gracia de Dios, inmerecida gracia, pero te damos gracias porque nuestro pasado no determina nuestro futuro y tú tienes planes para Nicaragua y planes para el Presidente y su esposa. En este momento, yo bendigo a Nicaragua, pido que la bendición de Dios venga sobre los campesinos, sobre los que plantan sus cosechas. Te pido que tú bendigas y que ellos mismos sientan una nueva fortaleza, que tú les des la sabiduría de Dios y esa sabiduría vendrá sobre ustedes, vendrá el espíritu de consejo, el espíritu de temor de Dios”, manifestó Spencer.

El líder espiritual declaró bendición de lo alto pala el Presidente Daniel Ortega y la Vicepresidenta Rosario Murillo, así como para sus familias y gabinete de Gobierno.

“Dios bendecirá a sus hijos, Dios bendecirá todo lo que ustedes tocan porque señor tú dijiste: búsquenme a mí primero y lo demás vendrá por añadidura. Te doy gracias Señor por lo que haces y has hecho, por la creatividad, guárdalos en salud, que la Gloria de Dios descanse sobre sus vidas, Dios les dé un espíritu de discernimiento para poder discernir entre lo que es oro y cobre. Gracias Señor, porque un nuevo tiempo viene y si Dios está con ustedes, quién contra ustedes”, aseveró.

Por su parte, el pastor Sarrias, durante su clamor, pidió por la fe de los nicaragüenses, para que de la mano de Dios las bendiciones continúen llegando a cada hogar y a cada joven del país.

“Señor te damos gracias, si hay algo que sé en mi espíritu, es que tú estás despertando al pueblo de Nicaragua para volverse a ti, lo harás con nuestros gobernantes, tu espíritu santo soplará en cada rincón de esta nación y ellos oirán tu voz. En el espíritu sabrán que tú le estás hablando a sus vidas, lo harás con el pueblo, con los sacerdotes, con los pastores, será un soplo sobre toda la nación y nos uniremos a una sola voz, una voz que declarará que Jesucristo es el señor de Nicaragua y cuando eso se establezca comenzaremos a ver la tierra más fértil”, expresó.

“Lo mejor todavía está aquí y lo mejor que tiene el país es su propia gente y levantarás en ellos sus sueños, visiones, un espíritu de fe y lograremos cosas que ojo no vio, ni oído oyó, ni ha subido en corazón de hombre, y cuando pregunten qué ocurrió en Nicaragua, en la que están surgiendo nuevos profesionales, será porque tu señor estás moviendo tus manos”, dijo.

El pastor Sarrias además pidió por las futuras generaciones de nicaragüenses y por los mandatarios, quienes guían el futuro de la nación y el bienestar de las familias.

“Yo te pido que la iglesia esté presente para que lo que tú has querido que sea una bendición, y que ésta no pervierta y destruya a las familias, sino que como iglesia, como un pueblo que cree que tú eres Dios logremos preservar la bendición y que nuestras generaciones puedan vivir un mañana mejor con la oportunidad que le das a nuestro Presidente Daniel Ortega y a nuestra vicepresidenta Rosario Murillo de servir a las futuras generaciones”, añadió.

“Me uno a la palabra del pastor Davis, lo creo y tú me lo has mostrado que hay una oportunidad extraordinaria, para poner una plataforma en este país, que haga todo propicio para que los próximos años sean años de crecimiento, desarrollo, expansión, de paz y que las naciones de la tierra puedan venir y ver de lo que tú vas a hacer aquí y todos dirán; verdaderamente el Señor está en medio de ellos, pido el soplo de tu espíritu santo sobre toda esta nación para que nos volvamos a ti y veamos tu gloria”, exclamó.