En el departamento de Masaya se encuentra la comunidad indígena de Monimbó, sitio donde se escribió uno de los capítulos más importantes de la historia de Nicaragua, fue ahí donde se puso en evidencia la valentía de muchos hombres y mujeres que tomaron las armas para defender la soberanía nacional y enrumbarse hacia una nueva Nicaragua, más igualitaria, justa y en la que todo el pueblo gozase de los mismos derechos.

Fue un 26 de febrero de 1978, cuando se produjo lo que se conoce como la Gesta Heroica de los Sabogales, donde los jóvenes guerrilleros se enfrentaron a la Guardia Somocista, entre ellos el Comandante Camilo Ortega Saavedra, quien desde la casa de seguridad ubicada en Monimbó, lideró las acciones de liberación hasta su último instante de vida.

Alberto Ortiz, mejor conocido en la insurrección como “Choncito”, relata que en esos años vivieron duros momentos, sintieron temor, angustia y desesperación, sin embargo, jamás desistieron de luchar y defender sus ideales.

monimbo

“Cuando se dio el combate aquí en los Sabogales, yo muy joven, recuerdo que toda el área de la casa de seguridad donde hoy es la Casa Museo de Monimbó estaba colmada de guardias quienes arremetieron contra nosotros lanzándonos balas y nosotros únicamente nos defendimos con bombas de contacto y con algunas armas que en comparación con las de la Guardia eran inferiores”, señaló.

Fueron muchas las horas de combate en las que jóvenes como Camilo Ortega perdieron la vida, un sacrificio humano que en su momento fue necesario para poder alcanzar la paz y libertad con la que hoy cuentan los niños, jóvenes y el pueblo nicaragüense en general.

“Gracias a esa lucha, la dictadura se terminó y ahora podemos decir que valió la pena el sacrificio de muchos, la muerte de nuestros familiares, amigos y compañeros no fue en vano. Camilo fue un hombre muy inteligente, capaz de unirnos como revolucionarios y de esa manera contra atacar al enemigo de Nicaragua, la Guardia Nacional. Camilo fue y seguirá siendo el Apóstol de la Unidad porque su inteligencia le permitió unir a varias facciones políticas y revolucionarias”, destacó.

monimbo

Tras 40 años de esa importante gesta revolucionaria, el legado de Camilo permanece vigente en la mente y los corazones de quienes lucharon de la mano con aquel hombre valiente y con un gran sentimiento de amor por su pueblo, así descrito por Faustina Palacios, ex guerrillera y sobreviviente de los Sabogales.

Camilo todo el tiempo fue un hombre muy honesto, humilde y valiente, lo recuerdo siempre luchando en medio de las balas. Vivimos momentos difíciles, la guerra fue algo que nos marcó totalmente a quienes la vivimos en carne propia. Camilo con armas pequeñas defendió al país y nos enseñó la honestidad, a defender nuestra patria y a educar a los niños”, expresó.

“Después de 40 años de haber vivido ese momento, hoy puedo decir que soy testigo del cambio, nuestros niños tienen educación, hay respaldo a las familias por parte del Gobierno y en mi corazón el ejemplo de Camilo vive siempre, respeto la memoria de él, fue un hombre al que le costó esta causa”, dijo.

monimbo

La falta de armas en los grupos de guerrilleros y las ansias por defenderse, despertaron el ingenio de Lázaro García, mejor conocido como “Julián el Monimboseño”, creador de las bombas de contacto, un ingenioso pirotécnico que hoy recuerda con orgullo la hazaña que junto a sus compañeros realizó en la gesta de Monimbó.

“De mi padre aprendí a elaborar bombas y a manipular la pólvora, conocimientos que fueron muy importantes y utilizados durante la insurrección, fue ahí cuando puse en práctica lo que sabía y de esa manera contrarrestamos los abusos de la Guardia, la pólvora pasó de ser un producto pirotécnico tradicional a un artefacto de guerra. Las bombas de contacto fueron un artefacto tan peligroso e importante que abonó al triunfo de la Revolución y con la que sacamos a una gran dictadura”, expresó.

El ingenio de García, contribuyó a alcanzar la victoria del pueblo, misma que hoy es vista por él y protagonizada por sus hijos, quienes gozan de paz, libertad y derechos restituidos.

Me siento alegre de haber aportado a esa lucha, la libertad de hoy no es la que teníamos antes, hoy la juventud goza de andar por las calles, tener educación y sobre todo viven esa libertad que en aquellos años era limitada. La Revolución fue para liberarnos y poder estar en un país que se desarrolla y avanza”, dijo.

monimbo

monimbo

monimbo

monimbo

monimbo

monimbo

monimbo

monimbo

monimbo

monimbo

monimbo

monimbo

monimbo

monimbo

monimbo

monimbo

monimbo

monimbo

monimbo

monimbo

monimbo

monimbo

monimbo

monimbo

monimbo

monimbo