La compañera Rosario Murillo Zambrana, Vicepresidenta de la República, reflexionó la noche este miércoles sobre cuánto le debemos las familias nicaragüenses al General de Hombres y Mujeres Libres, Augusto C. Sandino, al trazarnos estos Caminos de Luz, Vida y Verdad!

“Cuánto le debemos a Sandino y Aquí está Sandino!, en nuestro pueblo, en nuestras familias, en nuestra juventud y en los Caminos de Luz, Vida y Verdad!, de Cariño, de Encuentro y Reconciliación que tenemos trazadas y trazados en nuestra Nicaragua, para crear la patria que soñamos. Esa patria que soñó Sandino, donde además de querernos libres, con dignidad, con soberanía, con seguridad, nos quiere prósperos”, expresó Rosario.

Tras presidir, junto al Presidente Comandante Daniel Ortega, el acto conmemorativo del 84 Aniversario del Tránsito a la Inmortalidad del General Sandino, la compañera manifestó que este Buen Gobierno viene trabajando todos los días con dedicación, con esmero, entregado a las familias nicaragüenses y a la creación todos juntos, de esas oportunidades para prosperar, para asegurar la Paz, para consolidar el Bienestar, y sobre todo para fortalecer en Fe; La Fe que nos garantiza el Poder Creer y Poder Hacer.

Rosario indicó que desde la Fe todo se puede, y en este sentido reflexionó que a veces las circunstancias pueden ser difíciles y en cualquier momento también pueden ser felices, sin embargo existe esa Fe y esa Fuerza que da la Creencia Sagrada, la Fe en el Ser Supremo que nos llena de inspiración, de energía y de ganas de hacer las cosas.

“El levantarnos todos los días en Ánima, que quiere decir Alma, en Ánimos que quiere decir Alma, para encontrar la vitalidad, el vigor que tenemos nosotros como nicaragüenses, reencontrarnos con esa vitalidad, con ese vigor, con esa energía potente, poderosa, para ir saliendo adelante todos juntos”, sostuvo.

La compañera destacó esa inspiración nuestra: Sandino-Darío, Darío-Sandino!, nuestro patrimonio cultural, heroico, magnífico, superior, extraordinario, del que todos nos sentimos profundamente orgullosos, porque sabemos que son la esencia de la raza nicaragüense que somos todos.

“Todos somos un poquito de Darío, todos somos un poquito de Sandino, pero todos además tenemos la gran fuerza espiritual de Darío y de Sandino para hacer que Nicaragua vaya adelante, y que todos vayamos adelante alcanzando esos nuevos días que son parte de estos Tiempos de Victoria que tenemos Por Gracia de Dios”, concluyó Rosario.