El Dow Jones ha cerrado este lunes con la mayor caída en puntos de su historia. Ha terminado con una bajada de 1.175 enteros, es decir, que se ha dejado el 4,6% de su valor. Pierde así la barrera de los 25.000 puntos. El viernes el selectivo ya vivió otro batacazo de cerca del 3,5% y en solo dos días borró todas las ganancias que se lograron desde inicios del año. El S&P 500 perdió un 4,1% en una jornada frenética y el Nasdaq lo hizo un 3,8%.

La volatilidad se apoderó con contundencia de Wall Street, hasta el punto de llevar al índice Dow Jones a sufrir durante los últimos compases de la sesión una caída de hasta 1.560 puntos, es decir, más del 6,1%. Esa pérdida intradía es la mayor de la historia del índice. Aunque al despedir la jornada logró contener las pérdidas por debajo de los 1.200 enteros, el cambio de sentimiento es extremo. Ahora se impone el temor a que la Reserva Federal se vea forzada a subir los tipos de interés con más agresividad de lo anticipado.

El índice de referencia del parqué de Nueva York llegó a dejarse un 6,1% en el momento de mayor tensión. Perdió, primero, el nivel de los 25.000 puntos y en menos de una hora trataba de mantener el de los 24.000 puntos. La fuerte caída era la continuación de un episodio similar que se vivió el viernes, cuando perdieron 665,75 puntos y se colocó por debajo de los 26.000 puntos. En el giro de dos días se evaporó así prácticamente todo lo ganado desde comienzos de año.