Este miércoles ha tenido lugar un espectáculo astronómico que no se veía en 150 años: una superluna azul de sangre. Un eclipse lunar total ha coincidido con una superluna y una luna azul.

Durante una hora, la Luna ha pasado por la sombra de la Tierra y la luz del sol desviada por la atmósfera de nuestro planeta ha teñido el satélite de rojo. El eclipse total, visible desde Norteamérica, parte de Asia y Oceanía, ha comenzado a las 13.51 y se ha prolongado hasta algo más de las 15.07 (hora peninsular).

El eclipse de hoy ha sido especial porque ha coincidido con una superluna: el satélite se encuentra en estos momentos en el perigeo, el punto de su órbita más cercano a la Tierra, y es entre un 7% y un 14% más brillante que de costumbre. Además, hoy es la segunda luna llena del mes de enero, lo que se conoce como ‘luna azul’, aunque no tenga nada que ver con su color. Las tres coincidencias, la superluna, la luna azul y el eclipse, han dado al acontecimiento el apodo de superluna azul de sangre.