El periodo de exámenes de reparación inició este lunes en todos los centros educativos públicos del país. En el Instituto Benjamín Zeledón, 30 estudiantes de las modalidades de primaria, secundaria y extra grado, realizaron el examen de matemáticas, con el objetivo de aprobar y pasar al siguiente nivel.

Antes de las reparaciones, los alumnos recibieron clases de reforzamiento, con el fin de superar las debilidades en las asignaturas reprobadas en el ciclo académico anterior.

En esta etapa de reforzamiento, los estudiantes fueron apoyados por sus docentes y padres de familia.

La compañera María Luisa Ramírez, directora del Instituto Benjamín Zeledón, expresó que este año la cantidad de alumnos reprobados fue mínima, lo cual representa un avance para el modelo educativo del país.

“Nuestro colegio inició el año con el reforzamiento escolar desde los primeros días de enero, proceso en el que los maestros se hicieron partícipes junto a los estudiantes que tuvieron dificultades en algunas disciplinas a los cuales se les hizo un proceso de evaluación sistemática y actualmente ya estamos aplicando los exámenes de reparación”, informó.

“Los exámenes van a continuar toda la semana, son alrededor de 130 los estudiantes de todas las modalidades los que van a venir a reparar, cifra mínima en comparación con la matrícula la cual ronda en los dos mil 800 estudiantes en todas las modalidades. Esperamos que los muchachos logren aprobar sus clases y avanzar hacia un nuevo año académico”, dijo.

Los padres de familia se presentaron en el centro educativo para acompañar a sus hijos y brindarles ese apoyo moral que muchas veces requieren los niños y jóvenes, quienes con papel y lápiz en mano ingresaron a sus aulas de clases para aprobar sus materias.

Alejandra Arriola, agradece el apoyo de los maestros, quienes en todo momento acompañaron a su hijo para mejorar sus conocimientos en la asignatura de matemáticas y así poder alcanzar un alto rendimiento.

“Me parece bien el trabajo de los maestros, si bien es cierto mi hijo no aprobó la clase porque tienen ciertas dificultades para aprender, pero estamos muy positivos y sabemos que va a aprobar el examen sin ninguna complicación”, refirió.

De igual manera, Migdalia Chavarría destacó la importancia del reforzamiento escolar, mismo que fue impartido durante tres semanas con un horario de tres horas de clases por día.

“Espero en Dios que mi hijo apruebe la clase, vino a los reforzamientos, su maestro lo apoyó bastante y por mi parte lo respaldaba a la hora de hacer las tareas. Este es un trabajo en conjunto que permite a nuestros hijos estar mejor preparados”, subrayó.