Su Eminencia Reverendísima, Cardenal Leopoldo Brenes, agradeció al Nuncio Apostólico, Monseñor Fortunatus Nwachukwu, el cumplimiento de su importante misión diplomática y pastoral, como representante del Papa Francisco y la Santa Sede en Nicaragua.

El líder religioso, expresó su alto agradecimiento al representante del Papa, quien este domingo presidió, desde la Catedral Metropolitana de Managua, una Misa de Acción de Gracias, por concluir su misión y trabajo en Nicaragua.

Quiero agradecer a Monseñor Fortunatus su misión durante cinco años en Nicaragua, le agradezco como hermano mayor en la Fe y amigo de este pueblo, también en nombre de todos mis hermanos Obispos, de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, el Presbiterio y los fieles presentes”, expresó.

El líder religioso, indicó que “Monseñor Fortunatus ha sabido acercar al Papa Francisco a este pueblo de Nicaragua”, y también ha sabido representar a la Ciudad del Vaticano ante el Estado.

Él no ha sido exclusivamente un diplomático, sino también un embajador, representante de un Estado; y considero que desde el primero momento, hasta este momento, es un Pastor, es un Arzobispo; nos ha predicado la palabra de Dios en aquellos lugares donde ha visitado”, dijo.

El Cardenal manifestó que el recorrido que Fortunatus ha hecho por gran parte de Nicaragua, le recuerdan a las palabras de San Juan Pablo II, cuando decía haber celebrado la santa eucaristía hasta bajo un árbol.

El Nuncio lo ha hecho en algunas ocasiones. Ha celebrado la eucaristía en pequeñas enramadas, pequeñas capillas de madera o de zinc, con un calor intenso; así como en nuestras Catedrales de la Provincia Eclesiástica. Ha presidido la misa en estadios y plazas”, refirió.

Brenes agradeció la amistad que siempre tuvo con él y su mamá el alto representante del Vaticano; quien además fue amigo con todo el Presbiterio y los fieles de esta Arquidiócesis.

Gracias por su misión, cuente siempre con nuestra amistad, nuestro cariño, y nuestra oración. Quiero ofrecerle las tres “C”, que es Cariño, Casa y Comida”, le manifestó el Arzobispo de Managua a Monseñor Fortunatus.

El alto representante del Papa Francisco y el Vaticano, dio la bendición apostólica a los fieles que asistieron a la Santa Misa de este domingo, así como a todas esas personas que encontró a su paso durante su estadía en Nicaragua.