Este domingo 28 de enero se cumplen 40 años de uno de los momentos más gloriosos de la historia de nuestro deporte, nuestro Alexis Argüello, el tricampeón pinolero alcanzó una de las hazañas más espectaculares de todos los tiempos, venció de forma contundente al campeón puertorriqueño AlfredoEl SalseroEscalera.

Esa noche Nicaragua no durmió, el “Caballero del Ring” alcanzaba su segunda corona al derrotar en un aguerrido combate a uno de los campeones más sólidos del mundo, un auténtico triturador, todo un ídolo en su natal Puerto Rico.

La pelea entre Escalera y Argüello no era nada fácil concretarla, se trataba de dos luchadores frontales, con verdaderos puños de dinamita. La pelea se celebró en el coliseo Juan Ramón Loubriel de Bayamón, Puerto Rico, el 28 de enero de 1978.

Argüello era un campeón establecido en la categoría de peso pluma, 4 años antes había vencido en el décimo tercer asalto, un 23 de noviembre de 1974, a Rubén “Púas” Olivares, también en un combate lleno de adrenalina.

Cada vez que peleaba Argüello, Nicaragua se paralizaba, cuando peleaba en el continente asiático, al nicaragüense no le importaba desvelarse. Eso ocurrió esa noche del 28 de enero de 1978, nuestro campeón demostró su grandeza. Escalera sabiendo del golpeo de Alexis, firmó una cláusula que ordenaba una revancha en caso de perder.

Ambos combates con Escalera fueron sangrientos de principió a fin, los dos lucharon en cada episodio, los nicaragüenses sufrieron con cada golpeó que recibía Arguello de parte del Salsero, pero también vibraba de emoción cuando acertaba sus potentes jabs, volados y ganchos, que sacudían al puertorriqueño.

Barra nicaragüense se hizo sentir en Puerto Rico

Nicaragüenses que fueron testigos de ese combate recuerdan con mucho cariño y orgullo, ese histórico triunfo.

 “Alexis Argüello, arriesgó su reinado cuatro veces y optó por abandonar la corona debido a problemas de peso en 1976. El año siguiente 1977 concursó en siete peleas en la categoría de los superpluma (130 libras), y se ubicó en las listas oficiales del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), primer retador del entonces campeón Alfredo «El Salsero» Escalera”, escribió el especialista en boxeo Chon Romero.

Para este cronista, a Escalera le faltó anteponer la inteligencia a su estilo de “machismo”, para triunfar sobre “El Flaco Explosivo” en los dos combates que protagonizaron.

El entrenador Luis Cortes estuvo en la esquina de Alexis y lo recuerda como si fuese ayer, como se dejaba escuchar la barra de nicaragüenses que llegaron a Puerto Rico para darle respaldo al tricampeón.

Alexis lo desfiguró completamente, le partió el labio superior hasta la nariz, el referí tuvo que detener la pelea porque el médico le advirtió que era una carnicería y que si continuaba así debía detenerlo”, dijo Cortes.

Durante el desarrollo del combate, asegura se le dijo a Alexis, que debía boxear con inteligencia, con calma y que en los cambios de golpes, debía prevalecer su pegada, tal y como ocurrió esa noche.

Escalera era un tipo bien fuerte, peleaba en peso welter y se bajó de categoría para pelear con Alexis, eso hizo que llegara más fuerte, porque estaba acostumbrado a recibir golpes de boxeadores más pesados”, reseña.

Alexis siempre se mostraba positivo y “la grandeza de Alexis era que siempre quería ser el mejor y trabajaba el doble, el triple si era posible de lo que necesitaba. Cuando íbamos a correr por la mañana, él ya estaba listo para salir a correr, se levantaba antes de nosotros”.

El licenciado Ismael Reyes, propietario del hospital Salud Integral, siempre siguió la carrera de Alexis, en cada pelea viajaba para apoyarlo y en esa ocasión lo acompañó a Puerto Rico.

Una noche mágica para Nicaragua

Fue una de las vivencias más grandes que he tenido, esa noche estuve en Puerto Rico, hice muy buena amistad con Escalera después que perdió con Alexis, que casi le despega el labio”, recuerda Reyes, quien pudo ver la enorme herida que provocaron los puños de Alexis en el rostro del puertorriqueño.

Esa pelea fue grandiosa, fue increíble, fue un combate impresionante, sobre todo porque Escalera era un ídolo en Puerto Rico y Alexis era un ídolo aquí en Nicaragua, a Puerto Rico fue una gran cantidad de nicaragüenses, esa noche nos volvimos locos por el triunfo, nunca pensábamos que la pelea iba a terminar así porque el Salsero era duro, bien duro”, recordó Reyes, quien es un gran aficionado del boxeo.

Su pasión por este deporte, lo llevó a emprender diversos negocios a los cuales les ponía nombre relacionados con el boxeo. “Alexis es lo más grande que ha tenido Nicaragua, en primer lugar es de mi barrio Monseñor Lezcano, lo conozco desde hace mucho tiempo, lo conocí antes, durante y después que fue boxeador, cuando fue vicealcalde, le tenía mucho aprecio, le di muchos consejos a Alexis”.

En iguales términos se refiere el Procurador General de la República, doctor Hernán Estrada, que estuvo en primera fila viendo el combate en Puerto Rico.

El momento de la pelea fue extraordinario, me tocó ver la pelea, cuando paran la pelea todo el grupo de nicaragüenses que estábamos ahí, subimos al ring y pudimos demostrar nuestra gran alegría por esa gran victoria que nos dio Alexis Argüello, que verdaderamente internacionalizó el deporte”, subrayó Estrada.

Calificó a Alexis como un guerrero que se atrevió a pelear con Escalera, a sabiendas que era un boxeador muy difícil, un sólido campeón, pero a pesar de eso, aceptó el reto para buscar la segunda corona.

Ese nocaut dio una gran alegría y una gran satisfacción trajo a los nicaragüense y que tanta memoria nos trae a colación, porque nuestro país en ese momento vivía situaciones bien convulsas”. Recuerda el combate como muy duro, sobre todo porque Escalera en el round anterior que sufrió el nocaut, mostró recuperación al conectar varios golpes al nicaragüense.

Esa noche del 28 de enero Alexis llenó de alegría a todo un pueblo.

La segunda reyerta entre ambos se celebró en Rimini, Italia, el 4 de febrero de 1979 bajo la promoción de Rodolfo Sabatini. La contienda fue una copia de la primera, el boricua no llegó a entender que para superar al nicaragüense, tenía que usar la inteligencia y presentarle una batalla de planteamiento de habilidades, con el cual Alexis nunca encajó”, describió otra crónica de la pelea.

Las peleas fueron tan contundentes, que Alexis en ambas demostró su grandeza, su corazón de guerrero. En la segunda el  nicaragüense se llevó la victoria en el decimotercer asalto igual que la primera reyerta, pero esta vez, sentó dos veces al puertorriqueño en la lona y en la última las piernas no le respondieron para incorporarse y «El Salsero» quedó desbaratado.

Alexis Argüello, hizo ocho exposiciones del cetro súperpluma, el que también dejó vacante para disputar la corona de los pesos ligeros contra Jim Watt y se impuso por decisión en 15 asaltos, el 20 de junio de 1981.