Un mínimo de siete personas, de ellos cinco civiles, fallecieron y cinco resultaron heridos tras un nuevo bombardeo de Arabia Saudita en Yemen, informan fuentes locales a la cadena de televisión Al-Alam.

El domingo las fuerzas aéreas saudíes atacaron varias regiones de Yemen, entre ellas la capital (Saná), en un nuevo hecho de guerra del país árabe y de la coalición que lidera en contra de Yemen desde 2015.

"Esperamos que la terrible crisis humanitaria que vive Yemen impulse a todos los actores a detener las acciones bélicas y pasar a las negociaciones con todas las fuerzas yemeníes para hallar una solución", dijo el canciller ruso Serguéi Lavrov.

El jefe de la diplomacia rusa recibió este lunes a su homólogo yemení, Abdulmalik al Mijlafi, quien realiza una visita de trabajo en el país euroasiático hasta este martes 23 de enero.

Lavrov constató que los problemas de Yemen están relacionados con el conflicto interno en el que participa la coalición de países árabes liderada por Arabia Saudita.

Naciones Unidas contabiliza 12.000 muertos producto de los ataques de Riad, que decidió arremeter contra Saná tiempo después de que explotó el conflicto interno tras el asesinato del  expresidente Alí Abdalá Saleh.