Con una misa en la base aéra de Las Palmas, el Papa Francisco, culminó este domingo su visita a Perú.

El sumo pontífice denunció que en la ciudad hay personas que "consiguen los medios adecuados para el desarrollo de la vida personal y familiar" mientras que son muchísimos "los ciudadanos a medias o los sobrantes urbanos".

Ellos son los que viven "a las márgenes de nuestras ciudades sin condiciones necesarias para llevar una vida digna. Duele constatar que muchas veces entre estos sobrantes humanos se encuentran rostros de tantos niños y adolescentes", aseveró Francisco.

De esta manera, llamó a que "la degradación sea superada por la fraternidad, la injusticia vencida por la solidaridad y la violencia callada con las armas de la paz".

Al culminar el acto religioso, el papa se dirigió al aeropuerto internacional de Lima para retornar hacia Roma a las 18H45 hora local (23H45 GMT).