Desde la Catedral Señor de Esquipulas, Monseñor  David Zywiec, Obispo de la Diócesis de Siuna, presidió la ceremonia de investidura como nuevo presbítero, del religioso Reynaldo Artola, quien ha llevado una vida en orden y bajo los mandamientos de la Ley de Dios.

Durante el acto de investidura en el que participaron religiosos de comunidades aledañas, se destacó la formación de Artola, quien en 2015 obtuvo formación teológica, en 2016 se inicio como diácono y presbiterio y en 2018 es nombrado presbítero, sacerdote de Jesucristo en segundo grado.

En el momento de la investidura, Monseñor Zywiec señaló que a partir de hoy el nuevo presbítero asume el rol de padre y guía espiritual de la comunidad, asumiendo la importante labor de evangelizar.

Hoy celebramos la ordenación del primer sacerdote de la Diócesis de Siuna, quien está llamado al servicio de liderazgo de la iglesia, manteniendo tres de las virtudes de Jesús quien era profeta, sacerdote y buen pastor que cuidaba las ovejas, entonces el sacerdote está llamado a enseñar la fe basada en Jesucristo, su evangelio y las tradiciones religiosas. Pero también está llamado a celebrar los sacramentos como el bautismo, reconciliación, la unción de enfermos, matrimonios y la eucaristía”, dijo..

El religioso se refirió a la buena labor de Jesucristo en su paso por la tierra, ejemplo que debe ser retomado por el nuevo líder espiritual, quien deberá sumarse a la creación de comunidades prósperas y encaminadas al servicio de Dios.

Jesús fue un rey, un buen pastor y vemos otras acciones de él como imposición de sanidad, multiplicación de los panes y esa gran compasión con la gente y sus necesidades, no solo espirituales sino materiales, las que son muchas y el padre puede dar un ejemplo del seguimiento de esos pasos de Jesús, para que junto a las instituciones puedan realizar esfuerzos y llevar salud y educación,  siendo parte del trabajo que debe realizar un sacerdote como seguidor de Jesucristo”, añadió.

La ceremonia de consagración estuvo cargada de emoción, alegría y admiración por parte de la feligresía, quien ha conocido de cerca al padre Reynaldo Artola, quien a sus más de 40 años ha dedicado parte de ese tiempo a la obra evangelizadora, entrega que hoy le permite alcanzar un peldaño más en la vida religiosa y sacerdotal.

Artola, una vez nombrado Presbítero, agradeció a quienes a través de sus oraciones les han brindado su apoyo y con quienes adquirió el compromiso de seguir trabajando por el bienestar de las comunidades, no solo espiritual sino material.

Quiero tenerlos como mis mejores amigos en el ejercicio de mi ministerio, ustedes los pobres, enfermos y afligidos quiero que sepan que estaré siempre a su lado y continuamente ruego a Dios me permita llevarles la alegría del verdadero evangelio de Jesucristo”.

Gracias a las autoridades locales y del orden público por acompañarme en este momento especial y deseo sinceramente contribuir en unión con mi Obispo a mantener el espíritu de diálogo entre las instituciones y el progreso del pueblo de Dios a fin de alcanzar mayores gotas de justicia, paz social y bienestar tanto material como espiritual”, refirió.

Al finalizar el acto religioso, los familiares, amigos y la comunidad religiosa, saludaron al nuevo presbítero, hombre lleno de compromiso y servicio para con los más necesitados de la nueva diócesis.