Las autoridades de Afganistán informaron este viernes que la gran mayoría de los 20 fallecidos durante el ataque terrorista en la capital del país, Kabul, eran policías que se encontraban custodiando una manifestación de apoyo a un traficante de drogas local.

"La policía acordonó el área para proteger a los manifestantes y fue entonces cuando el atacante suicida detonó los explosivos que portaba en el lugar donde estaban las fuerzas de seguridad", señaló el jefe de la policía de Kabul, Mohamad Salim Ehsas. 

Los primeros informes arrojaron una cifra de 13 policías fallecidos, pero el oficial de policía Jan Agha luego indicó que el número de fallecidos había aumentado a 20.

Hasta ahora, ningún grupo se ha atribuido el ataque, pese a que las autoridades creen que pudiese tratarse de alguno de los grupos terroristas que hacen vida en suelo afgano, pues en reiteradas ocasiones afiliados al autodenominado Estado Islámico han atacado a fuerzas de seguridad de ese país.

Desde hace dos semanas la Policía de Kabul realizó una campaña contra los grupos que venden drogas en Kabul, la cual derivó en la detención de seis comerciantes y al cierre de 24 tiendas.