La Costa Este de Estados Unidos es azotada este jueves por fuertes nevadas y vientos, a lo largo de un frente que abarca desde el norteño estado de Maine hasta Carolina del Norte, provocando cortes de electricidad, helando la superficie de las carreteras y obligando al cierre de cientos de colegios.

La tormenta fue provocada por un rápido e inusual descenso de la presión barométrica, conocida como ciclón extratropical o ciclogénesis explosiva, popularizada en los medios como ciclón bomba.

El gobernador de Nueva York declaró el estado de emergencia en varias zonas del estado, incluida la ciudad de Nueva York. "No es una tormenta de nieve normal, es una tormenta de nieve más vientos de gran velocidad, que crean una situación grave", afirmó Andrew Cuomo en una rueda de prensa