El Año Nuevo es la fiesta más esperada en Rusia. Los niños sueñan con los regalos, los adultos con que sus más ansiados deseos se hagan realidad y todos, amigos y desconocidos, se desean felicidad, prosperidad y alegría para el próximo año.

La tradición de celebrar la fiesta el primero de enero apareció en Rusia hace tan solo tres siglos. Antes, enero no era diferente de cualquier otro mes porque el año nuevo agrícola comenzaba el primero de marzo y el seglar, el primero de septiembre. Pero en el año 1699, el emperador Pedro I emitió un decreto por el que se ordenaba celebrar el Año Nuevo el uno de enero.

Después del decreto de Pedro I "Sobre la celebración del Año Nuevo" a la manera europea, el abeto se convirtió en un símbolo de esta fiesta en Rusia. Siguiendo las órdenes del zar, los moscovitas adornaron por primera vez sus casas con motivo del Año Nuevo con ramas de pino, abeto y enebro según los casos.

Inicialmente, los árboles navideños se adornaban con frutos secos, caramelos, frutas e incluso verduras, pero se comenzó a decorar con adornos artesanales el árbol mucho más tarde, a partir de mediados del siglo XIX. El abeto iluminado apareció en Rusia por primera vez en 1852 en San Petersburgo, en la estación ferroviaria de Catalina (ahora estación de Moscú). Esta tradición proviene de la comunidad de los residentes de origen alemán en el país.

Los rusos consideraban que el Año Nuevo se debía celebrar con ropa y zapatos nuevos, como símbolo del inicio de una nueva etapa vital. Por lo general, antes de Año Nuevo se cobraban todas las deudas, se perdonaban todos los males, se hacían las paces y se pedía perdón por todas las ofensas.

Mientras tanto en otros puntos del planeta ya iniciaron el 2018 y otros todavía esperan horas para concluir el 2017.

Australia y Nueva Zelanda ya celebran el Año Nuevo, pero al otro lado del mundo, Las Vegas será una de las últimas ciudades del mundo en celebrar la llegada del Año Nuevo. Decenas de miles de celebrantes se dieron cita en la llamada ciudad del pecado bajo la mirada de las fuerzas de seguridad, apenas tres meses después del tiroteo masivo más mortífero en la historia moderna de Estados Unidos.

Los funcionarios de turismo esperan que unas 330,000 personas estén presentes en Las Vegas para las festividades, que contarán con una exhibición de fuegos artificiales de aproximadamente ocho minutos en la cima de siete casinos-hoteles.

Habrá actuaciones que incluyen a Bruno Mars, Britney Spears, Celine Dion y los Foo Fighters antes y después de la medianoche.