El campeón de peso mínimo de la FIB, el japonés Hiroto Kyoguchi retuvo su corona esta madrugada (hora de Managua) frente al peleador nicaragüense Carlos “El Chocorroncito” Buitrago en el octavo asalto de un combate pactado a 12 asaltos.

Chorroncito”, puso muy en alto a Nicaragua porque con el entrenamiento que recibió le hizo frente a una “máquina” de boxeo, como es el campeón nipón.

El referee detuvo el combate en el octavo episodio cuando observó que “El Chocorroncito” comenzó a sangrar de la boca. Su decisión dejó como resultado una victoria por nocaut al peleador japonés.

El cronista deportivo y vicealcalde de Managua Enrique Armas, quien narró el combate en el canal 4 de Multinoticias, parafraseó una frase del desaparecido tri campeón mundial de boxeo Alexis Argüello, de que el peleador nicaragüense “se enfrentó ante un león rasurado”.

"No hay que criticarle nada al Chocorroncito, se preparó bien y le salió un super campeón, aguantó hasta donde pudo, pero ese (el peleador nipón) es una máquina con guantes", dijo Armas quien es del criterio que el pugilista nicaragüense "pica y se extiende".