Nicaragua se vio incidida por diferentes fenómenos naturales durante el 2017. Eventos que van desde huracanes, tormentas tropicales, inundaciones, una fuerte actividad sísmica y volcánica, hasta la caída de granizo; dejándonos grandes lecciones para enfrentar estos desastres y emergencias de manera oportuna.

Todos estos eventos, sumados a la preparación que han tenido las familias en términos preventivos ante desastres naturales, ha vuelto más fuerte a este pueblo para enfrentar estas situaciones difíciles; sumado al trabajo que se ha desarrollado a través de los Ejercicios de Protección a la Vida, organizados por el Sinapred.

En una recapitulación de estos fenómenos, recordamos los fuertes vientos que azotaron a la región producto de un frente frío, provocando incidencias en Nicaragua durante el mes de enero de este año, aunque afortunadamente sin pérdidas de vidas humanas.

Las ráfagas de viento del 7 de enero provocaron serios daños materiales, la suspensión del servicio eléctrico, y algunas familias de occidente sufrieron el colapso del techo de sus viviendas.

Seguidamente, en San Juan de Nicaragua se registraron 95 viviendas inundadas y pozos contaminados. Ese 12 de enero, la Vicepresidenta Compañera Rosario Murillo, explicó que esto se debió a la crecida del Río San Juan provocada por el aumento del caudal de los afluentes procedentes de Costa Rica, como también de las lluvias persistentes en la zona.

Caída de granizo en el Norte

Entre los eventos más curiosos que ocurrieron este 2017, el 18 de abril se registraron fuertes lluvias y la caída de granizo en Jinotega y Nueva Segovia. Un fenómeno que alertó a las familias, que enseguida reportaron este acontecimiento publicando fotografías del granizo, en las redes sociales.

El Gobierno de Nicaragua se mantuvo atento y vigilante de los acontecimientos climáticos, telúricos, sísmicos y volcánicos, que se presentaron en septiembre, particularmente el terremoto de 8.2 grados que sacudió a la ciudad de México y los devastadores efectos de los huracanes en El Caribe.

La Vicepresidenta de la República, Compañera Rosario Murillo, en septiembre informó que este Buen Gobierno también estuvo pendiente de todas las calamidades que asolan y azotan la región Nuestramericana Caribeña.

En ese momento, la compañera se refirió particularmente al caso de Cuba, que fue azotado por el Huracán Irma. Explicó que casi 700 mil hermanos y hermanas cubanas en ese entonces fueron evacuados.

Ola de calor y tormentas tropicales

En ese mismo mes (septiembre), una ola de calor golpeó a Nicaragua. Se elevó la temperatura hasta los 35 grados Celsius, a la vez que los vientos circularon a 15 kilómetros por hora o menos, incididos por los huracanes Irma, José y Katia.

Uno de los fenómenos naturales que más afecto a Nicaragua durante el 2017, fue el azote de la Tormenta Tropical Nate, la cual provocó serias afectaciones en diferentes departamentos del país.

Las persistentes lluvias generaron afectaciones en el Caribe Norte, Chontales y en los municipios ubicados en el sur del país, particularmente en Rivas y Carazo. Y el Sinapred declaró Alerta Amarilla; mientras el Ministerio de Educación (Mined) suspendió las clases.

Cuba se solidariza con Nicaragua

También el Consejo Nacional de Universidades (CNU), recomendó a las universidades suspender las clases en sus recintos por los efectos de la tormenta tropical Nate.

El pueblo y Gobierno de Nicaragua, recibieron el viernes 20 de octubre un donativo de medicinas y alimentos, enviados por la hermana República de Cuba, a las familias afectadas por el paso de la Tormenta Tropical Nate.

Desde el Aeropuerto Internacional Augusto C. Sandino, el significativo donativo lo entregó el Embajador de Cuba en Nicaragua, compañero Juan Carlos Hernández Padrón, quien a su vez leyó el mensaje fraterno enviado por el Presidente Raúl Castro al pueblo nicaragüense.

Inundaciones afectan la capital

El 2017 trajo a Nicaragua un invierno copioso. Y las primeras lluvias se registraron desde el mes de mayo. El aguacero duró dos horas, resultando afectados varios puntos de Managua.

El Secretario General de la Alcaldía de Managua, compañero Fidel Moreno, realizó un recorrido por la micropresa Los Gauchos que se desbordó producto de la fuerte lluvia.

Aquel inolvidable 28 de septiembre, también se registró una fuerte lluvia que cayó sobre Managua, provocando inundaciones en diversos puntos de la capital, dejando vehículos varados y daños en calles, casas y establecimientos comerciales.

Uno de los sectores que sufrió los embates del torrencial aguacero fue Plaza España, frente al Pricesmart, donde varios negocios y viviendas se vieron perjudicados por el agua que entró a los bienes inmuebles.

Las lluvias de octubre golpearon seriamente al país. El 4 de ese mes, el Gobierno de Nicaragua, a través del Sinapred, decretó alerta amarilla ante la entrada al país de la depresión tropical número 16.

Aguaceros en octubre

Las fuertes lluvias en todo el país provocaron serias afectaciones en diferentes municipios (Rivas, Jinotepe, Corinto, Juigalpa, San Rafael del Sur). Las autoridades reportan daños en infraestructura, inundaciones, desbordes de ríos, marejadas, casas anegadas y destruidas, personas muertas y desaparecidas.

El 18 de octubre, el Gobierno del Presidente Daniel Ortega y la Compañera Rosario Murillo Zambrana, envió un importante contingente solidario a familias del municipio de Tipitapa, quienes vieron seriamente afectadas por las recias lluvias generadas las últimas 48 horas.

Miembros de la Defensa Civil del Ejército de Nicaragua apoyaron, el 27 de octubre, la evacuación de las familias de Tepalón, El Tabacal y Malacatoya, en el departamento de Granada, cuyas viviendas fueron anegadas por las corrientes del Río Malacatoya que subió de nivel, generando inundaciones en la zona.

Atendiendo las instrucciones del Presidente Daniel, las instituciones de primera respuesta llevaron asistencia en víveres y brigadas médicas para garantizar la salud de la población afectada.

Reporte de fuertes sismos

También el país se vio incidido por la ocurrencia de fuertes sismos, que pusieron en alerta a la población. Un sismo de 4.4 grados de magnitud se registró la noche del viernes (24 marzo) en el Océano Pacífico frente a Nicaragua. De acuerdo al Ineter, el sismo ocurrió a las 6:34 de la noche, a una profundidad de 15 kilómetros.

El sistema de monitoreo de sismos en tiempo real del Ineter, también reportó la ocurrencia de un sismo a las 08:45 de la noche, del sábado 17 de junio. El evento de 4.1 grados de magnitud en la escala abierta de Richter, se localizó en el Océano Pacífico, frente a Puerto Sandino, a una profundidad de 61.1 kilómetros.

El 8 de octubre, la Vicepresidenta Compañera Rosario Murillo, informó de un sismo de 4 grados de magnitud, registrado a las 11:59 minutos de la medianoche de ese sábado. El movimiento fue localizado 11 kilómetros al sureste del volcán Momotombo, en el Lago de Managua, frente a Nagarote, a una profundidad de 2 kilómetros.

Actividad volcánica bajo observación

Aunque en menor medida, pero no menos fuerte, el país también se vio en zozobra por la actividad volcánica. El 18 de agosto, pobladores reportaron actividad en el Volcán San Cristóbal de Chinandega. En esa fecha, se reportó caída de cenizas en la comunidad La Grecia Número 4 y en la comunidad 12 de Septiembre.

El 10 de septiembre, el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (INETER), reportó que a las 4:45 de la tarde, se registró un sismo volcánico en el Volcán Telica, asociado a una actividad de baja intensidad por salida de gases (proceso normal de un volcán activo).

Mientras que el 19 de septiembre, entre las 7:14 y las 7:29 de la noche se registraron 5 explosiones de gases en el volcán Concepción. De acuerdo a las autoridades, no hubo expulsión de ceniza ni material volcánico.

La noche del 7 de noviembre del 2017, el INETER reportó que el volcán San Cristóbal volvió a registrar actividad. Según el reporte, a partir de las 09:34 de la noche, el volcán San Cristóbal registró un total de 14 explosiones de gases.

El paso del Frente Frío por el Caribe de Nicaragua con fuertes vientos, también fue uno de los eventos que tuvo su impacto en el país. El fenómeno registró vientos de 45 a 50 kilómetros con olas de 08 a 13 pies.

Familias participan en Ejercicio Multiamenazas

El pasado 19 de diciembre, Nicaragua entera participó en el Tercer Ejercicio Nacional de Preparación para la Protección de la Vida, con el cual se concluye una intensa jornada de concientización en la que participan diversos sectores del país para enfrentar los efectos de los desastres naturales.

En septiembre, el país se sumó al Primer Simulacro Regional Centroamericano, con lo cual se buscaba ser capaces de ver cómo se funciona desde la comunidad, desde el barrio, la comarca y la familia en caso de fenómenos naturales.

Nicaragua se adhiere a Acuerdo de París

Otra de las acciones importantes que se realizaron durante este 2017, es que en octubre, el Gobierno de Nicaragua entregó ante Naciones Unidas el documento de adhesión al Acuerdo de París.

La Vicepresidenta Compañera Rosario Murillo recordó que el Acuerdo de París se suscribió hace dos años y que en su momento Nicaragua lo denunció “como insuficiente”.

Ahora lo suscribimos en atención sobre todo a que es el único instrumento que tenemos en el mundo que nos permite la unidad de intenciones y esfuerzos para enfrentar el Cambio Climático y los desastres naturales, enfrentarlos en mejores condiciones”, explicó la compañera en ese momento clave del 2017.