Centenares de familias visitan las playas leonesas, durante estas fiestas de Navidad y Fin de año, aprovechando sus vacaciones y el reencuentro con los seres queridos y las amistades.

Turistas nacionales y extranjeros arriban con frecuencia a disfrutar de la gastronomía de esos centros de diversión y esparcimiento de las frescas aguas de los balnearios de Salinas Grandes, Poneloya y Las Peñitas.

"Venimos a pasear y admirar la hermosa creación de Dios, aprovechando la visita de nuestros familiares, para compartir un momento de unidad, de amor y alegría", dijo Arelis Mangas, del barrio San Felipe.

En León, la mayoría de hoteles, bares y restaurantes reportan muy buenos ingresos para estas temporadas.

"Las aguas del mar están sabrosas, y qué mejor lugar que nuestras playas, para descansar y reflexionar sobre los propósitos para el próximo año 2018", indicó Luciano Cortez, originario de Posoltega.

La Policía Nacional garantiza la seguridad de las familias y comunidades a nivel nacional, y se encuentra vigilante en las carreteras, negocios, mercados y sitios turísticos de todo el país.