Comerciantes de pólvora instalados en las cercanías de los antiguos juzgados de Managua, cuentan con una amplia oferta para las familias que acostumbran recibir el año nuevo con la quema de juegos pirotécnicos, entre ellos arbolitos, cargas cerradas, petardos, entre otros.

Los precios de los productos varían según la calidad y el tipo, sin embargo los comerciantes tratan de acomodar los precios acordes al bolsillo de la población, para que nadie se quede sin celebrar a lo grande la llegada del Año Nuevo.

Los tradicionales viejos también están a disposición de las familias, los populares muñecos cuyo significado es la despedida de los malos recuerdos del año que finaliza, tienen un precio de 500 córdobas.

Yo siempre vendo alrededor de 20 viejos les incluimos pólvora y si el cliente desea más pólvora pues le cobramos un extra, siempre sin alterar los costos pues sabemos que las familias compran estos muñecos para alegrar a los niños he irles enseñando esta tradición”, añadió Guzmán.

La seguridad es otro componente notorio en los establecimientos de venta de pólvora, donde los comerciantes ponen en práctica las recomendaciones brindadas por los Bomberos y la Policía Nacional.

Fernanda Suárez, señala que la seguridad de quienes trabajan en ese lugar y la de las familias compradoras es su mayor prioridad, razón por la que no bajan la guardia.

Nosotros tenemos siempre los extintores, los barriles con agua y mantenemos el lugar fresco para evitar un accidente. Aquí siempre nos preocupamos por cumplir con las medidas de seguridad porque sabemos que de nuestra responsabilidad depende la vida de muchas personas”, señaló.