Cada 28 de diciembre se conmemora el “Día de los Santos Inocentes”, cuando el Rey Herodes “El Grande” ordenó asesinar a todos los niños menores de dos años nacidos en Belén (Judea), con el propósito de deshacerse del “mesías”.

En este sentido, para los cristianos es una fecha bien importante marcada por el dolor.

 “Para mí es un día de luto. Los católicos conocemos que esta es una fecha en la  que Herodes mandó a matar a muchos niños en busca de asesinar al mesías, y para mí significa una fecha de dolor, ya que murieron muchos inocentes”, expresó don Martín Mendoza.

En los mismos términos se expresó don Andrés Contreras, quien coincide en que esta fecha se debe conmemorar de corazón por todos aquellos que murieron.

No es día para bromas

Con el paso del tiempo, sin embargo, el Día de los Santos Inocentes fue agarrando otro cariz, y dio paso a que algunas personas lo tomaran como una oportunidad para hacer bromas, a tal punto que hay mucho movimiento comercial en torno a ello.

Pero si usted es de esos que ignoraba el porqué de la fecha y también creía en el origen jocoso de la tradición, recuerde el Día de los Santos Inocentes no tiene nada que ver con “tomadas de pelo” sino que es algo solemne y de origen trágico.

Foto: Tomada de Internet