En el mes de diciembre el mundo entero celebra el nacimiento del Niño Dios y dentro de los acontecimientos religiosos que se viven en esta época, encontramos la popular “Misa del Gallo” que tiene lugar a las 12 de la noche del 24 de diciembre, justo al iniciar el día de Navidad.

En Nicaragua también se celebra esa ceremonia litúrgica, que según muchos historiadores especializados en temas religiosos, fue instaurada por el Papa Sixto III en el Siglo V.

La Misa del Gallo consiste en realizar una misa de vigilia nocturna en celebración del nacimiento del Mesías. Se cuenta que a la entrada del nuevo día se dejó escuchar el canto del gallo.

El padre Bismarck Carballo, párroco de la Iglesia Espíritu Santo en la colonia Cristian Pérez de Managua, refiere que el “ad galli cantus” es el momento en el que empieza el nuevo día y que, según las antiguas tradiciones romanas, comenzaba en la medianoche en el canto del gallo.

“La navidad es la celebración del nacimiento de Cristo, la iglesia ha puesto una fecha que tiene que ver con el día que celebraban otras culturas al sol, hay mucha simbología para marcar que Cristo es el Señor del tiempo y de la historia, entonces la preparación implica un tiempo penitencial y como es tiempo penitencial, se enseñó una estrategia de celebrar las misas en un horario que significara penitencia”, explica Carballo.

“La Misa del Gallo nació como una manera de hacer penitencia para prepararnos al nacimiento de Cristo. Normalmente la gente ha tomado el nombre por el hecho que canta el gallo, pero efectivamente es una manera de hacer penitencia para celebrar el acontecimiento de la Navidad, porque son tres los valores del adviento, la oración, la penitencia y la caridad”, agrega Carballo.

Pero no todos los historiadores han logrado ponerse de acuerdo en cuanto al origen de esta tradicional Misa, pues hay otros que refieren que durante el nacimiento de Jesús había un gallo en el establo, siendo junto otros animales, los primeros seres vivos en ser testigos de tal acontecimiento y precisamente el emplumado fue el encargado de pregonarlo con su canto.

Otros aseguran que el origen de la Misa del Gallo se basa en la celebración en la Basílica de S. Petrum in Gallicantum (San Pedro en Gallicantu) en Jerusalén. “Esta iglesia tomó su nombre del episodio evangélico que relataba como Jesús advirtió a Pedro que éste le negaría tres veces antes de que el gallo cantase”.

Aunque es de arraigada costumbre celebrarla a medianoche, en algunas ocasiones el horario de la Misa se adapta a las necesidades de las familias, aquí en Nicaragua se celebra a las ocho de la noche en algunas parroquias, otras lo hacen a las seis, incluso hay unas que lo hacen a las 12 de la medianoche. En el Vaticano, el Santo Padre oficia la misa a las 22 horas.