Cada una de las personas que hace fila en la terminal de buses del mercado Israel Lewites, para viajar a un departamento y poder reunirse con su familia en estas festividades de Navidad y Fin de Año, tiene una historia diferente que contar, llena de sentimiento y nostalgia.

Los hermanos Carrasco, originarios de Cinco Pino, Chinandega, dejaron su tierra hace más 15 años, para irse a trabajar a Costa Rica.

Aunque tuvieron que emigrar, en vacaciones aprovechan para volver a su amada Nicaragua y reunirse con sus padres, hermanos y primos.

“Nos sentimos emocionados y alegres de venir con mis tres hermanos. Yo tengo 18 años de trabajar en Costa Rica, pero siempre decidimos pasar vacaciones con mi mamá, mi papá, mis hermanos y primos”, expresó Juan Carrasco.

Yolanda Rugama, quién trabaja en Panamá, no pudo contener la alegría de poder reunirse con su familia y volver a ver a sus hijos.

Su deseo de prepararse y llegar a ser un profesional, llevó al joven Baltasar Emilio Santana a viajar a la capital, para cursar sus estudios universitarios.

“Yo soy originario de Somotillo, Chinandega y este fue mi primer año lejos de mi familia, es por eso que mis vacaciones las quiero pasar con ellos, ya que me han hecho mucha falta, además que estas festividades de Navidad y Fin de Año es para pasarlo con los seres más queridos”, concluyó.