Los diputados Wilfredo Navarro y Byron Jeréz, aseguraron que la iniciativa que promueven algunos miembros del PLC para prohibir las bebidas energizantes, tiene intensiones manipuladoras y chantajistas.

Navarro, señaló que este es un intento más de una diputada opositora en específico para ganar protagonismo dentro de su movimiento político. "Esta es una ley chantajista, inmoral y que desdice de la calidad de las personas que la están impulsando".

Al mismo tiempo la calificó como un documento carente de contenido y sin trascendencia, que daría paso a la creación de más leyes de este tipo.

Y lo más importante de esto es que si nosotros abrimos la puerta para estar discutiendo leyes específicas como esta, pues vamos estar haciendo una ley específica, por ejemplo, contra la cerveza, contra las bebidas alcohólicas, contra la diabetes por ejemplo, contra la diarrea, contra el paludismo, esto va a abrir un montón de iniciativas”, dijo.

Asimismo dijo que es una estrategia que busca llamar la atención de las empresas distribuidoras de este producto, para recibir de ellos fondos con los que puedan financiar sus campañas internas.

En ese sentido, recordó que estos productos ya cuentan con una regulación que prohíbe la comercialización a menores de edad.

Estos están descubriendo el agua helada pero están haciendo esto como un uy uy uy, contra los que manejan este tipo de productos para obligarlos a negociar”, apuntó.

A su vez el diputado Byron Jeréz, presidente de la Comisión Laboral, indicó que es una propuesta confusa.

Lo preocupante es que estamos regresando a los tiempos de antes donde yo creo que se había olvidado. Y yo no quisiera que Nicaragua cayera como El Salvador, o como Honduras, con las maras, que pasan por los negocios y si no me das una cuota mensual, te quemamos el negocio, o te secuestramos a los empleados”, apuntó.

Jerez dijo que recibió llamadas de colegas empresarios haciendo denuncias contra la iniciativa de ley.

También se le recuerda que ya existe una ley de salud donde se regula y una ley donde se regula también la venta de licores a niños menores de 18 años”, dijo el legislador.
Jeréz aclaró que sus palabras es una opinión personal “acordate que somos 91” y no cree que la Asamblea Nacional esté legislando por el capricho o por la necesidad o “el chantaje de una persona”.

A la vez, el legislador, coincidió que esta es una campaña abierta por la presidencia del partido PLC.

Esa persona ha visitado a los distribuidores de bebidas energéticas y a otros más, pidiéndoles dinero. Ya la empresa privada está cansada. No estamos en elecciones, acabamos de pasar unas elecciones de municipalidades y la empresa privada les dio a varios candidatos de varios partidos, cada uno al candidato de su favoritismo. Pero que ya le diga: si no me dan ayuda, entonces yo voy a meter en la Asamblea Nacional una ley que regule la venta de estas cosas”, apuntó.

Consideró además que en la Nicaragua de estos tiempos esto debe ser frenado. “Y lo digo como diputado, como nicaragüense y como presidente de la comisión laboral, porque ¿qué significa que aprobemos una ley o una iniciativa de ley como esta absurda? De que se cierren las importaciones, viene más desempleo y viene una merma al trabajador nicaragüense”, expresó.

Jerez dijo que la iniciativa es un proyecto que nació muerto y que al menos con su voto no va a contar. “Porque yo no puedo hablar… pero yo espero que la Junta Directiva (de la Asamblea Nacional) revisen si todo fue en consenso, sepan presentarlos o sepan rechazarlo”, comentó.